viernes, 28 de julio de 2006

Un breve permiso

Este soldado se va de permiso durante semana y pico (poco pico...), que aprovechará para regresar a su base y para recuperar fuerzas (o para acabarlas de gastar, que eso de los permisos lo carga el diablo), ver a los hacedores de sus días y compartir mucho tiempo con las de momento tres personas cuyos días ha hecho él.

Eso implica un alejamiento temporal de internet, cosa conveniente de vez en cuando, y de la posibilidad de mantener actualizada la bitácora. De todas maneras, el permiso es breve, así que, si Dios quiere, no tardaré en pasar por aquí de nuevo.

Creo que por España, y más por Valencia, hace un pelín de calor. No sé si quitarme ya el jersey, pero lo cierto es que aquí no molesta pero nada...