lunes, 7 de agosto de 2006

Damas


Para volver del permiso, que ya he vuelto, aunque espero no tardar en tener otro, voy a escribir de uno de esos asuntos sobre los que se escribe constantemente, pero sin el cual esto se estaba quedando algo cojo. Sí, las mujeres de aquí... ya decía yo que iba a llegar la hora de abordar esto.

La imagen corresponde a "Desconocida", quizá el cuadro más famoso de Iván Kramskoy, un pedazo de pintor, retratista insuperable, y del que tocará escribir más en detalle en otra ocasión. Si una imagen vale más que mil palabras, este cuadro es una rusa, y sobra lo que pueda escribir a continuación, pero voy a resistirme a la tentación de dejar la pluma.

Pues bien, a primera vista, el porcentaje de mujeres imponentes por estos pagos es bastante superior al que se percibe en cualquier otro país donde haya estado (con una excepción, Lituania, pero ésa es otra historia). Y no sólo eso. Además de estar imponentes, reciben desde niñas una educación que les impele a demostrarlo, y para eso, en estos tiempos de descoque, vale todo: minifaldas más mini que faldas, transparencias inimaginables en cualquier otro lugar, tacones que no se sabe cómo les permiten mantener el equilibrio, pestañeos provocadores... todo, vale todo. La mujer rusa vive en una competencia constante para atraer más que nadie. Hasta las jovencitas más contestatarias buscan encontrar un punto atractivo.

El resultado no siempre es ideal, claro. A pesar de lo que se diga, en Rusia hay mujeres poco agraciadas, lo que ocurre es que de ésas nadie hace mucho caso y, en cambio, de las otras hay legión. Además, la actitud de muchas ante el varón que se les acerca es infinitamente más amistosa, por decirlo suavemente, que, digamos, la de las españolas en la misma situación. No digo que las españolas, nacionalistas radikales vascas incluidas especialmente, no se sientan halagadas, que eso no lo sé, pero muchas demuestran que lo que se sienten es agredidas. En cambio, las rusas, por lo general, parecen encantadas de que se les acerquen, y es más, si tal cosa no ocurre, se acercan ellas tranquilamente. Y eso último, en España, sí que definitivamente es bastante raro (que quede claro que hablamos de españolitos medios, no de George Clooney ni Tom Cruise, que ésos seguro que no tienen problemas de compañía ni en una aldea de Guipúzcoa).

No es pues de extrañar que el españolito medio del montón, y no digamos si es vasco, llegado a estos pagos, sufra una impresión considerable y pase a vivir en una especie de nube. A muchos no les despegan de aquí ni con aceite hirviendo.

Conversaban dos vascos sobre la violenta situación en su tierra.

- Pues yo acababa con la "kale borroka" -dijo el más vehemente- llevando mil rusas y dejándolas sueltas en el casco viejo ¡Ibas a ver qué pronto se dejaban de "borrokas" y de chorradas! Y a lo mejor hasta conseguíamos que las tías que van con ellos comenzaran a arreglarse.

Este chico es grande. Eso sí que son soluciones imaginativas, y no la Ley de Partidos. Si no fuera porque tiene carisma, inteligencia e imaginación, a lo mejor acababa de lehendakari.

7 comentarios:

Botas dijo...

Querido Alf, si la cita a la que te refieres es la del vasco de las bellotas.... creo que es mejor la versión que yo le escuché:
,Joder, si lo que hay que hacer es fletar un charter lleno de dievuskillas, (rusas jóvenes),y dejarlas en el casco viejo.
- Oye Patxi, ¡vamos a tirar unos cócteles al cajero!
- Deja deja, que estoy con Olga y luego he quedado con Masha..."


Por cierto Alf, ¿has probado a pinchar en tu nombre en alguno de los comentarios de mi blog ?. Se abre la web "de culto inculto" ... y no creo que sea buena publicidad para tí.

Achab dijo...

La última frase es de antología. Aplausos mil.

Esther Hhhh dijo...

Hola de nuevo Alf. Por si no las leíste, te remito a mis comentarios en tus entradas de las semanas pasadas, que entre la preparación para el viaje y el viaje en sí, no había podido contestar ni leer.
Ah, por cierto, ya hablaré de ello, pero decirte que los conductores y los taxis de Marrakech me recordaron mucho tus andanzas y aventuras con los mismos por tierras moscovitas. Y ahora ya al grano.

Sin duda, el retrato es genial, casi parece una fotografía. No conocía al señor Kramskoy, pero me alegra que me lo hayas presentado.

Bueno bueno bueno... En cuanto a la opinión de las mujeres españolas, y como tal, he de levantar mi voz en contra. O al menos en parte. Cierto es que es muy difícil rivalizar con la belleza rusa, que de hecho está ya arrasando por nuestras tierras, y cada vez es más difícil ligar, por mucho que te armes de cinturones anchos y tacones de aguja extremadamente altos, además de lucir escotes "wanderbradeados" y otros encantos y secretos, que si me permitis, no voy a revelar aquí.

Lo cierto es que el mercado está muy mal, el de hombres se entiende. Cada vez excasean más los guapos, cultos, inteligentes y que además se cuiden. Está perdiendo puntos el metro sexual, con lo bien que ibamos, cachis, y ahora me dices que nos arreglemos más nosotras... Peerdon mi querido Sir Alf. Aquí una presente se arregla desde los días en que usted la conocía, y hoy en día he de decirle que mucho más si cabe. Mis armas las carga el diablo día tras día, y en más de una ocasión he de controlarlas porque se desbandan... Pero héte aquí que giras la cabeza para ver ese enjambre de moscones que parece seguirte y ¡Oh Dios mio!¿dónde están los guapos, o por lo menos, los ligeramente arregladillos? (aunque sea para no desentonar con tu atrezzo)... muy señor mío, he de decirle que competir con las esbeltas, altas y hermosas valcánicas es muy difícil, pero más si encima el mercado masculino anda tan por los suelos... Menos mal que todavía quedan lugares como Marralkech donde se admiran unas buenas caderas y existen esos hombres... pedazo de ejemplares, aaaiiiiinnnnsssss....

Bueno, Besos para todos... (por esta vez, y sólo por esta, os dejo elegir donde lo quereis)

Alfor dijo...

Botas, efectivamente el autor de la frase es el Bellotari, y el otro vasco era su habitual interlocutor de vocación balcánica. Ya sabes que, cuando estoy cerca, se ponen la máscara de formalidad (y no son los únicos, ¿verdad? ;) ) y no sueltan las perlas con las que os obsequian a otros. Desde luego la versión que te contaron a ti es mejor.

Capitán Achab, es un honor su presencia aquí y un orgullo su elogio, sobre todo viniendo de quien viene.

Esther, Kramskoy es el colmo recolmo de los retratistas. En general, los pintores rusos del siglo XIX y principios del XX son unos desconocidos fuera de aquí, y es una verdadera lástima.

En cuanto a la guerra de sexos, pues qué se le va a hacer. Ni por un momento he dudado de que te arregles, eh, que ya nos conocemos unos cuantos años. Y eso de que los hombres no nos arreglamos, pues, si tú lo dices, será verdad... pero a las rusas parece importarles más bien poco. Así que ojo, que el día menos pensado te las encuentras también por Marrakech y te hunden el mercado.

Esther Hhhh dijo...

En Marrakech tienen poco que hacer las rusas, son demasiado delgadas y suelen tener pocas curvas (hablo de esas que vuelven locos a los europeos, por supuesto)
Ah y no te dije, mi querido Alf, nada sobre los rusos, que por cierto, dicho sea de paso, por aquí empiezan a causar estragos, y es que como están los rusos que se cuidan... Cuerpo atlético, altos, ojazos claros.. Solo les falla que suelen ser muy blancos y rubios, y a mi me tira más el pelo oscuro y la piel canela... Será por eso que los africanos me atraen tanto...
Besosssss

Botas dijo...

Me váis a permitir aportar un par de opiniones al debate, dado que como Alf ya sabe, viví en Marruecos, y estos últimos años he podido disfrutar de otros fantásticos lugares de nuestra desconocida y maltratada Africa.

Esther, si te atraen los africanos, te recomiendo visitas a Costa de Marfil y Senegal. Podrás tirarte en la playa a tomar el sol mientras unos tíos musculosos y fibrosos como pocos, se dedican a hacer posturas tipo concurso atlético para que tú señales con el dedo al candidato más adecuado. Lo he visto con estos ojitos míos. Vamos, es como lo de Thailandia pero al revés.
Por otra parte lamento decirte que si por estos lares los hombres son machistas, bastante descuidades y guarrotes, el problema de las latitudes africanas suele residir en el concepto de que la mujer es posesión aboluta del hombre, y más vale que se esté calladita y sea obediente.
No se puede tener todo en esta vida. Aquí nos pasa lo mismo a los solteros, que mucha belleza mucha belleza, pero al cabo de un tiempo no soportas a la rusa de turno, y quisieras encontrar una tía con algo más en el cerebro.
En fin .... que he leído "Marruecos" y me he puesto nostálgico... ¡¡qué país!!

Esther Hhhh dijo...

Ains, Botas, cielo, no me hables de los senegaleses, que me tiembla hasta las pestañas... Creo que en lineas generales, son los hombres más guapos de la tierra. Vamos, para mi, lo equivalente a vuestras queridas rusas. A los de Costa de Marfil no los tengo muy en mente, así que no te puedo decir...
Tienes razón en cuanto a su forma de pensar y religión, en líneas generales, pero vamos, hace tiempo (bueno, no tanto) que he decidido que no hay hombre bueno cuando se habla de pareja. Por tanto ya no creo en el amor, ni en las relaciones largas y estables ni en nada que se le parezca... Y para lo demás, francamente, las ideas político religiosas como que no importan demasiado.
Besitos guapooooooo luego igual me pierdo un rato en tu camino.