lunes, 30 de mayo de 2011

Músicos acabados (XII)

Ya de vuelta en Moscú, y dejada atrás la revolución española, volvemos a las andadas y a la rutina. Y es que el final de la primavera es, tradicionalmente, el final de la carrera musical de artistas otrora geniales y que, vencidos por el paso del tiempo y el agotamiento irremediable de su talento, van a dar con sus huesos en los escenarios de Moscú a mendigar los últimos aplausos (y los últimos honorarios, de paso).


Yo ya sé que esta serie se comienza a repetir, pero, puestos a repetir, ninguno como Julito. Qué tío. La última vez, en los carteles anunciadores de su concierto, ponía bien a las claras que no habría otra ocasión para admirar al vate. Julito, que repite foto en los carteles desde hace un par de lustros, y no creo que sea por estar crionizado, se ocupa personalmente de desmentir a su cartel anterior y anuncia ahora su concierto de despedida. Esto va acabar como el cuento del pastor mentiroso y el lobo. Al final, Julito va a acumular una serie de últimos conciertos de despedida, posiblemente todos ellos en Rusia, y ni siquiera en Moscú, que va a dejar la palabra "último" devaluada para siempre.


Pero no sólo Julio Iglesias se apunta a la barca musical de Caronte, no. Aquí tenemos a Whitesnake y a su carismático Coverdale. Obviamente, si Deep Purple tiene éxito, es posible que también lo tengan los músicos que salieron de allí. Ritchie Blackmore ya tocó hace un par de años algo que nada tiene que ver con el rock duro; Jon Lord, que supuestamente se había retirado de Deep Purple por estar demasiado mayor, ha reaparecido (en Moscú, ¿dónde si no?) con un proyecto en solitario, y David Coverdale no quiere ser menos y viene a Moscú, y no es la primera vez, a añadir unas cuantas perras gordas a su jubilación.


Seguimos con el rock duro, si es que se puede llamar representante del rock duro a una banda históricamente tan amariconada como Cinderella, glam rock en estado puro. La verdad es que no eran malos, como tampoco los de glam rock más genuino, que siempre han sido los Kiss (y que también han pasado por Moscú, no faltaría más). Eran aceptables, sí, pero, a partir de ahora, se terminó para siempre jamás. Vsio. Kaputt. Finito. Id a pergeñar vuestras canciones a Salvacañete.


Cuando llegué aquí por primera vez, en el lejano 1994, los Beatles eran los número uno allá donde fueras. Indudablemente, el grupo más pirateado de la Rusia post-URSS y, obviamente, el grupo más vendido. Como se separaron en 1970, no tuvieron ocasión de certificar su condición terminal actuando en Moscú, pero no pasa nada: dos componentes del cuarteto, Lennon y Harrison, descansan en paz (en el mejor de los casos), lo cual ya de por sí da una pista de acabamiento, porque, si estás muerto, musicalmente no se debería esperar mucho de ti. Los otros dos miembros, al principio, se hicieron de rogar. McCartney ya apareció hace unos años en un concierto puturrudefuá en la plaza Roja, al que asistieron Putin, vestido con una especie de chupa y acompañado por... Makarevich, el líder histórico de Mashina Vremeni. Otras veces no se lleva tan bien con los rockeros locales.

Ringo, el cuarto en discordia, es un habitual de Moscú, por donde se arrastra con regularidad y es razonablemente popular, hasta el punto de que hay realmente quien cree que era un buen batería. Algunos ilusos, probablemente víctimas de algún alucinógeno, consideran que lo sigue siendo.


Y eso no es todo. Si los aficionados del Real Madrid que lean esto pueden sufrir (una vez más este año) ante la debacle que supone ver a Julio Iglesias en Moscú, los del Barça tampoco se van de rositas, porque suponemos que Shakira será aficionada del Barça (digo yo, ¿no?) y, sí, por primera vez viene a Moscú con un concierto como es debido. Hay que reconocer que había venido antes, pero fue para actuar en fiestas de cumpleaños de oligarcas y en un concierto raro con un montón de gente, por lo que era algo dudoso que estuviera acabada. Para disipar toda duda, vemos que viene con un concierto en plena marcha y, aunque en el cartel esconde su cara para que no la reconozcan, no importa: Moscú no perdona, y Shakira no volverá a hacer nada de provecho.


Para terminar con la enésima relación de cadáveres musicales que desfilan por esta bitácora, alguien que hasta ahora había logrado siempre eludir la parca musical, pero que, indudablemente atraído por los cantos de sirena de Moscú, ha acabado por caer en la tentación de venir. De los que aparecen en esta entrada, es el único que no había pisado Moscú hasta ahora; en adelante, ya dará igual lo que pise: Carlos Santana está acabado irremediablemente.

Ya está bien por hoy, que luego Al'bert me riñe por desvalorizar su discoteca, como si echar la culpa al mensajero fuera un consuelo para atenuar la desgracia que supone ver a nuestros ídolos de otrora arrastrarse por los escenarios y certificar su defunción artística.

Nos queda David Gilmour, vale. Y Barón Rojo y Obús, pero me da a mí que éstos dos últimos, como no los traiga el Instituto Cervantes en el marco del año de España en Rusia, van a tener que tocar en Salvacañete para que sepamos a ciencia cierta que estan acabados. Porque, lo que es a Moscú, va a ser que no llegan.

4 comentarios:

Al'bert dijo...

A pesar de que seguro que eres de esos atormentados que pegan e insultan a los músicos callejeros, te diré que esta vez estoy de acuerdo contigo.

- Whitesnake es una degradación de grupo desde que no está Steve Vai (que ya es tiempo...)
- Cinderella te doy toda la razón
- Shakira, tengo entendido que ayer tocó en Marruecos...
- Y el resto, en lo que a mí concierne, me han parecido "acabados" desde el momento en que nacieron. Especialmente penoso es que Santana siempre toque con guitarras PRS, con lo buenas que son; si yo fuese el dueño de PRS, le denunciaba...

Lo que no acabo de pillar es lo de David Gilmore... Ojito a ver qué dices, que esto ya me lo empiezo a tomar como algo personal...

Fernando dijo...

Pues yo espero que en el caso de Shakira no te equivoques, simplemente no la soporto.
Saludos

Alfor dijo...

Al'bert, y eso que he omitido a Enrique Iglesias, que también ha actuado aquí, pero no me ha parecido que eso fuera a perjudicar su carrera más aún.

Fernando, ya somos dos. En mi caso, encima, tengo a tres mujeres en casa que son fan suyas totales. Razón de más para no aguantarla.

Anónimo dijo...

Queridos amigos.

lamento deciros que hay que conocer un poco de cada banda para poder opinar;
por ejemplo los Cinderella estan calificados como una de las bandas mas fieles a sus raices en el rock,

y no han trabajado mas en sus discos debido al problema de que se le presento en las cuerdas vucales a tom keifer.

en mi opinion son una buena banda, con pocos instrumentos lograron melodias muravillosas.

god luck