viernes, 17 de julio de 2009

500

Esta entrada es un poco especial, porque, si las cuentas de Blogger no fallan, esta entrada es la número quinientos. Quinientos, tú.

Quizá sea el momento de hacer una pequeña pausa, volver la cabeza y ver lo que ha ido quedando detrás, desde que, un buen día de primavera de 2006, poco después de la hasta ahora última mudanza y recién conectado a internet, me pusiera delante del teclado sin saber demasiado bien qué escribir, pero con unas ganas enormes de hacerlo. Las ganas, y eso debe quedar claro, me siguen acompañando, y no hay quizá mejor prueba que las entradas, las cuales comenzaron siendo relativamente lapidarias, y han ido aumentando de longitud hasta convertirse, a veces, en auténticos rollos macabeos. Claro que yo lo he pasado bien escribiéndolas y, para mí, eso es lo que cuenta.

Como he dejado en alguna de las entradas de los cumpleaños, mi intención inicial consistió, curiosamente, incluso en escribir menos. Alejado de los míos, se me ocurrió que con una bitácora que pudieran visitar podrían estar al día de lo que nos va sucediendo a mí y la tropa que me rodea; pero resultó que a los míos, al menos a muchos de ellos, lo de leer les estimula mucho menos que a mí escribir, con lo que las entradas, poco a poco, comenzaron a escribirse mucho menos pensando en ellos, y mucho más en el mero hecho de describir lo que, en general, venía siendo nuestra vida por Rusia.

Y así, como una cosa lleva a la otra, comenzaron a aparecer temas, y lectores desconocidos y bienvenidos, y así hasta hoy.

Pues eso, que no sé a vosotros, pero a mí me está gustando la experiencia. Estoy aprendiendo mucho, y creo que tengo cuerda para rato. El fin está cada día más próximo, pero entretanto vamos a disfrutar del camino.

7 comentarios:

Orayo dijo...

Felicidades por las 500. Si los tuyos no te leen, nosotros lo haremos.

salu2 de un valenciano

Iosif dijo...

A mi me encanta el blog, así que te animo a que sigas escribiendo, con la última entrada me reí muchísimo, ademas tienes una forma de narrar genial.

Anónimo dijo...

Felicidades de nuevo, no sé si también debería darmelas a mi por la existencia del "soldado fanfarrón", pero de momento van por ti, igual que las veces anteriores.
Coincido con los demás en que es un placer muy divertido leer tu blog. Describes la cotidianidad magníficamente. Gracias y sigue escribiendo, por favor.
JBL

Al'bert dijo...

500 entradas! Qué caña! Enhorabuena y que tengamos entraditas ricas por mucho tiempo...

danferesp dijo...

yo digo "güau",
bárbaro Alfor, enhorabuena!!

[bur] dijo...

Uf. Se puede decir que desde que estoy enganchado a este blog, mi jornada laboral empieza como 20 minutos más tarde de lo que debiera.
Esto de llegar al curro a las 8 y saber que, casi con toda probabilidad, has publicado una entrada nueva no debe ser muy bueno.
Los fines de semana comienzo a desarrollar síndrome de abstinencia...
Estoy empezando a preocuparme.

Ahora en serio. Sé que lo difícil de esto de escribir en un blog es el momento en el que el hobby comienza a convertirse en obligación o rutina.
Por eso, quería darte la enhorabuena por seguir manteniendo la frescura y las ganas.
Aunque soy seguidor del blog desde hace relativamente poco tiempo (no llego a un año), creo que ya me he leido todas las entradas y tengo a mi mujer al día de tus peripecias, las de Alfina y las de los niños.
A ella, que es rusa, a veces se les atragantan tus descripciones y comentarios, jeje, aunque, al final, casi siempre te da la razón.
Y a mi compañero de trabajo lo tengo to mosqueado con las carcajadas mañaneras que me marco.
Saludos.

Alfor dijo...

A todos, muchas gracias por vuestras palabras de ánimo, aunque la verdad es que últimamente he estado revisando las entradas y abundan demasiado las de mala sombra. A ver si corrijo esa tendencia.