miércoles, 25 de febrero de 2009

Variaciones sobre un tanque

Ya dije en mi última entrada que hay gente muy suya que no pierde oportunidad de hacer ver a sus interlocutores extranjeros que la fiesta del 23 de febrero no va con ellos y que, por tanto, no deberían ni mencionar nada relacionado con ella. Pero no toda la gente es así y, en todo caso, los niños no tienen la culpa. Ame, sin ir más lejos, va a una guardería con niños rusos (bueno, hay un chino y un alemán, pero los demás son rusos), y sus cuidadoras no son tan crueles como para echarles a los guiris en cara que sus padres no defendieron la patria soviética, mientras los discriminan arrodillados en un rincón. Menos mal.

- Papà.
- ¿Sí, Ame?
- Aixo és peg tu. Lo he fet en la guagdeguia (Esto es paga ti. Lo he hecho en la guagdeguía)

Ame me dio un cuadrito muy chulo.


- Oh, Ame, pero aixo és molt bonico. Ara mateixa vaig a escanejar-ho. (Oh, Ame, pero si es muy bonito. Ahora mismo voy a escanearlo)
- Sí, papà, sí.

Como se echa de ver, en las guarderías rusas el pacifismo y esas bobadas están descartados. Que hay que poner a niños de cinco años a regalar tanques con estrellas rojas de cinco puntas a sus padres, pues se les pone. Si el padre no es precisamente comunista y lo más probable es que en su día hubiera estado enfrente del tanque, peor para él. A todo esto, Ro se acercó por allí y miró la pantalla del ordenador.

- ¡Papà, papà!
- ¿Sí?
- ¿I no se pot pintar de rosa? ¡De verd queda molt lleig! (¿Y no se puede pintar de rosa? ¡De verde queda muy feo!)
- ¿De... rosa?
- ¡Sí, sí!
- Sí, clar, segurament... se pot... per qué no... (Sí, claro, seguramente... se puede... por qué no...)
- Deixa, deixa... (Deja, deja...)

Y Ro se puso a los mandos del ratón.


La verdad es que el tanque ya parecía menos amenazante.

Entonces apareció Abi.

- Huy, eixe negre no m'agrada gens. Deixa'm a mi, deixa'm. (Huy, ese negro no me gusta nada. Déjame a mí, déjame)

Abi relevó a su hermana en el ordenador.


El problema principal de la variación cromática parece el camuflaje. El enemigo lo vería a la legua, si no fuera porque al tanquisssssta sesssual seguramente le daría vergüenza acercarse con eso a ningún sitio.

A Ame todo eso le estaba pareciendo bien, pero él también quería pintar.

- Ahoga yo, ahoga yo...

Y Ame aferró el ratón y se puso a modificar el dibujito del tanque.


Quizá Ame no sea todavía muy ducho con el ratón, pero hay que reconocer que, lo que es el problema del camuflaje del tanque, lo resolvió bien.

6 comentarios:

flamenquito dijo...

Elogio sentimental del tanque ruso

Pablo Sorozábal

"Casi todo el mundo parece estar muy contento porque el tanque ruso ha hecho mutis por el foro. Pues bien, lamento mucho dar la nota, siento -lo siento por mí- no unirme al coro, pero es que me resulta imposible. No es que me guste practica el esnobismo de ir a contrapelo. Al contrario, lo detesto. Uno de mis mayores placeres (y declaro que el hedonismo es lo mío) consiste en no discrepar de la mayoría, sino coincidir con ella. (…) Pero (…) debo confesar, y confieso, que aquel ente mítico pero real, aquella fiera de plomo y acero (discúlpenme los estilistas del idioma por la vulgaridad de la metáfora, y los ingenieros armamentísticos por el presumible error metalúrgico) siempre fue objeto de mis amores. Sí, siempre amé, y sigo amando con pasión, con ternura, con devoción y con devoción y con delirio al carro de combate del Ejército Rojo, más conocido por 'tanque ruso'.

Pese a mi extrema juventud (sólo llevo en este mundo cincuenta y cinco años), mis relaciones amorosas con el tanque ruso datan de muy atrás. Sin pretensiones de exactitud, me atrevería, sin embargo, a afirmar que mi affaire erótico con el tanque ruso dura ya cuarenta y cinco años. Todo comenzó, sin duda, cuando mi padre me habló por primera vez de aquellos tanques rusos que acudieron en ayuda de los milicianos y se lanzaron a contener el formidable embate de la no menos formidable máquina de guerra que italianos y alemanes habían puesto a disposición del general Franco.

(…) Siempre odié la guerra y la odio. Siempre amé la paz, y la amo. He aquí justamente la razón por la que el tanque ruso suscitó en mí tan hondos sentimientos de ternura, de admiración y solidario fervor. El tanque ruso enarbolaba la bandera de la hoz y el martillo, la roja bandera del comunismo internacionalista, esto es, la bandera de la paz, la razón, la humanidad y la justicia. Ahora bien, si es cierto que el tanque ruso se convirtió en símbolo de la victoriosa revolución socialista decidida no sólo a terminar de una vez por todas con la barbarie capitalista en los territorios del antiguo imperio zarista, sino a frenar y contener dicha barbarie en el resto del mundo, también es cierto que otras armas en manos bolcheviques no eran menos merecedoras de ternura, fervor y solidaria admiración, como la artillería, pesada o ligera, la audaz y temible artillería soviética, como las baterías de cohetes Katiuska, los fusiles automáticos Kalashnikov o la aviación de caza, sin olvidar las bombas nucleares y sus misiles portadores, cuya existencia (conseguida con tan enormes sacrificios del pueblo soviético) logró impedir, a principios de los años cincuenta, que el imperialismo, con EE UU a la cabeza, continuara arrojando las suyas sobre ciudades indefensas, asesinado en un abrir y cerrar de ojos a centenares de miles de personas, como hizo en Hiroshima y Nagasaki.

Sí, lamento mucho herir la sensibilidad de las gentes de bien (…) si elijo estos tiempos que corren, justo éstos, para hacer mi elogio sentimental del tanque ruso. Pero es que a uno, francamente, le trae sin cuidado quedar mal ante la inmarcesible y viril inocencia que brilla en los ojos de los demócratas de hoy (fascistas de ayer y de siempre). Por eso no me privaré tampoco de proclamar que ando ahora preocupado sentimentalmente por la armas de Cuba, y que si en mi mano estuviera, le diría al gran Fidel: Comandante, acépteme estos cientos de bombas nucleares y sus correspondientes misiles. Acéptemelos, se lo ruego, en nombre de Euskadi. Pero, desdichadamente, no tengo bombas ni misil que regalar a la Revolución cubana, así que me veo obligado a limitar mi solidaridad a unos gramos de leche en polvo o penicilina, más que nada como símbolo del bloqueo de la isla y, también, como escupitajo contra la jeta de esos traidores, mafiosos, bandidos, canallas, ladrones y malnacidos que, en la patria de Lenin, han secuestrado, de momento, a mi bienamado tanque ruso".


(Pablo Sorozábal y el tanque ruso

El pasado jueves 6 de septiembre murió en Madrid Pablo Sorozábal (1934), un gran novelista, poeta, ensayista, traductor y músico. Entre otras cosas debemos a Sorozábal la música del himno -tan oficial como clandestino: nunca se interpreta en los actos oficiales- de la Comunidad de Madrid cuya genial letra elaboró Agustín García Calvo. Lo mejor de Sorozábal es sin lugar a dudas su novela Lloro por King Kong, pero su trayectoria como articulista hubiese merecido una mayor atención de la que recibió. En los años ochenta y noventa publicó en Egin artículos lúcidos, brutales, eruditos y, algo que no siempre se percibió, cargados de un corrosivo sentido del humor a años luz de cualquier corrección política. Como muestra, recordamos algunos fragmentos de su alucinante "Elogio sentimental del tanque ruso", publicado en 1989, poco después de la caída del Muro de Berlín.)

Fte.- http://www.ladinamo.org/blog


----

(digo yo:
Subscribo todas las palabras, todas.

salud y no se me moleste, le juro que no es mi intención, aunque pueda parecer, ir tocando ... hacer el urólogo.
)

Bruno dijo...

Alfor tu y yo tranquilos, por suerte por estos lares de tanto de desquitan con algun que otro takiyo y cuando las cosas pasan a mayores se quitan la bronca con alguna que otra republiqueta separatista o no.

Rosa, Verde oliva o Naranja Mecanica, con estrella bolche o Margarita blanca, no me gustaria haberme parado frente el, contra mi voluntad, y recibir "calidamente" las caricias de su metralla de .50 mm

Cuantos habran padecido algo similar bajo los tanques de pepe... esa fue la discusion de anoche, que casi se va a las manos por haber bolches presentes, bah, es la primera vez que me dicen sudaca aqui, me senti como en España cuanta felicidad por mi pasado recien y por que alguien tantos miles de kilometros de mis padres me haya dicho de esa tierna manera, romantica, tan romantica como ser bolche en estos dias.

Eso si, Ame resulto un experto total en camuflaje o un amante de la paz, futuro pacifista de esos que quemen banderas sionistas y bueno, tu sabes el resto!


PS. Alfor tengo una duda... el rifle AK47, sabes perfectamente a que me refiero, se dice Kalashnikov o Kalashnikova? El otro dia me surgio esa duda y usted en su infinita sabiduria sabra contestarme correctamente

Al'bert dijo...

Muy bueno, Alfor. Por cierto, ya soy "técnicamente avanzado" como tú, y he descubierto cómo poner links en mi blog. El tuyo ya está puesto.

Me gustaría mucho que leyeras mi última entrada y escribieras tú algo al respecto. Es un tema curiosísimo y que seguro que tú conoces mejor que yo. Gracias.

Alfor dijo...

Flamenquito, tranquiiiilo, ¡qué me voy a molestar yo! (Pero lo de hablar de la formidable máquina de guerra que los italianos habían puesto a disposición de Franco.... ¡hombre, un poco de rigor, que las tanquetas italianas se desplomaban con mirarlas!)

Bruno, no vayas por ahí provocando, que los rusos están últimamente muy patrióticos y sudaca es lo menos malo que pueden decirte. Aunque lo de "bolches" tampoco es muy amable, ¿eh? ;)

AK-47: Автомат Калашникова образца 1947 года (Avtomat Kalashnikova modelo del año 1947) ¿Cómo lo traduciríamos? Para ser muy literal, yo diría: fusil automático de Kalashnikov, modelo del año 1947.

Vamos, que yo creo que en castellano es más correcto "Kalashnikov", sin la "a" propia del genitivo en ruso.

Albert, gracias por el enlace. Cuando me ponga a trajinar con mi plantilla pondré el tuyo. Incluso veo que ya tienes un enlace a otro de los blogs sobre Rusia que sigo y que no había puesto por aquí todavía.

Me tientas con el tema que me propones. A ver si me sale algo decente.

flamenquito dijo...

A eso le llaman "licencia poética" ... ¿te suena, verdad?, no es iusnaturalismo ni el cuerpo ideológico (si lo hay) del pensamiento "contrarrevolucionario convencido"(?)... pero ... es solo literatura. En cualquier caso ya es tarde para que el autor lo pueda corregir.

Hombre, y por muy malas que fueran seguro que eran mejores que las que suministraron los muy demócratas (y amantes del derecho) gobiernos ingles, frances o americano ... ¿no crees?.

"¿Tranquiiiilo?" ... si tú supieras ... yo soy algo así como un Solbes sedaaaao. (Obviamente -como dije no me gusta decir obviedades, aunque, al parecer, lo que son obviedades para unos no lo son para otros- solo en lo del temperamento ...)

A ver si explicas eso de "responder a la rusa"... no te hagas rogar ...

Por cierto tienes pensado responderme el comentario aquel, el extenso, aparte de los 2 escritores políticos.

Ah! y sobre la dudosidad de mis enlaces o referencias ... seguro que te cito otras de mayor (en teoría) credibilidad, y tampoco te gusta ... ya veo que piensas lo que le gusta ... esto está muy de moda de nuevo como el obispo este que niega los crímenes de los nazis.

En cualquier caso, ¿tu tambien opinas como lo hace aquella luminaria en http://elplanisferio.blogspot.com/2008/11/ucrania-holodomor.html que la culpa del hambre actual la tiene el marxismo? ... más que nada para mover el marcardor (favoritos le llaman en Windows) de la bitácora a la carpeta apropiada ... imagínate.

salud. Mójate un poquito, que se te vea el plumerín.

p.s.- Para Bruno ("el terror de los bolches") http://www.capitanalatriste.com/escritor.html?s=patentescorso/pc_23nov08 . De nada.

Alfor dijo...

Flamenquito, usted siempre va a la que salta en los comentarios retando al personal. Dos no riñen si uno no quiere, y yo no quiero.

Tanto que se queja usted de que le digan lo que tiene que hacer, y no hace usted sino lo mismo de lo que tanto se queja.

Así que:

1.- No le he respondido aquel comentario, ¿verdad? Usted tampoco responde a todo lo que escribo yo, y no me quejo ni mucho menos. Usted es dueño de hacer lo que quiera, y yo también ¿Estamos?

2.- Yo no digo que sus enlaces sean dudosos. Pero los primeros me aburrieron, y paso de seguirlos.

3.- Procure expresar mejor sus ideas, de una en una, sin que se atropellen. Ya que es marxista, tome en esto también ejemplo de Marx, que lo hacía muy bien.

4.- Puede seguir provocando lo que quiera, que ya veo que le gusta (y no sólo aquí), pero, insisto, si uno no quiere, dos no riñen, y yo no quiero.