viernes, 2 de mayo de 2008

Segundo aniversario

Pues, señor, resulta que ayer hizo exactamente dos años que se produjo la primera entrada en esta bitácora, a la que han seguido, según las cuentas, otras trescientas diez, además de un buen porrón de comentarios.

La verdad es que las cosas han cambiado bastante desde las vacilantes primeras entradas, escritas tratando de buscar un estilo. En cualquier caso, hay un asunto que me ha llamado la atención, y es que he pasado la dirección de la página a amigos y familiares y, casi sin excepción, ninguno entra, y no porque no se les dé bien internet, nada de eso. No entran porque no entran y porque no les interesa. Yo tenía pensado escribir algo sobre mi vida y milagros por estas tierras y suponía que a mis seres queridos les gustaría saber cómo me van las cosas. Pues resulta que, salvo honrosas excepciones, a mis seres queridos o les traen sin cuidado mis andanzas o, directamente, les molesta lo negro.

En cambio, he aquí que han ido apareciendo por estas pantallas personas que no esperaba que leyeran mis escritos. Algunos son conocidos y podrían tener cierto interés en leer qué me pasaba; pero a otros no los he visto nunca, y otros no sé ni quiénes son, ni cómo han llegado. A alguno me lo ha traído el señor Google mientras buscaba otras cosas, algún otro ha llegado a través de los enlaces que otros han puesto en sus páginas...

La búsqueda líder en Google para caer en esta página, por lo que estoy viendo, es la de los que tienen interés en la literatura clásica latina. Como sabéis, en el marco derecho de la página colgué el texto completo de "Miles gloriosus", de Plauto, en latín; pero parece que eso no basta a los que buscan, y que me da a mí que son estudiantes apurados que quieren encontrar algún trabajo hecho y que no está claro que sepan latín ni que, si lo saben, su nivel baste para desentrañar los versos de Plauto. Por eso me estoy planteando escribir algo para facilitarles el trabajo. No es mi responsabilidad, claro, pero no quiero que se diga que no doy soluciones a mis lectores apurados.

Otra búsqueda recurrente es la de quienes buscan datos sobre baloncesto, en particular sobre jugadores de baloncesto muertos y, más en particular, sobre Víktor Pankrashkin. Por experiencia propia sé lo difícil que es encontrar información sobre ese monstruo de la canasta. Monstruo, por cierto, en todos los sentidos: porque era un jugador genial y porque el pobre era, además, bastante feo. Otros han buscado cosas sobre otro pívot fantástico, Valery Goborov, y me han encontrado un fallo, sí, a mí, porque debí dejar insinuado que el accidente de coche en el que perdió la vida tuvo lugar en las Canarias, donde jugaba a la sazón, y no fue así: efectivamente, fue en Moscú. Mea culpa.

Finalmente, la otra búsqueda más frecuente es un pelín más morbosa y lleva a los navegantes a la entrada más polémica de esta bitácora, que los más antiguos del lugar ya sabéis cuál es. A esa entrada, como iba diciendo, llega gran número de personas que han escrito en sus condiciones de búsqueda palabras que no voy a repetir, pero que os aseguro que no escribí yo en la entrada, sino los comentaristas en sus invectivas contra este autor. Y es lástima, porque ellos, que evidentemente quieren a Rusia, lo que consiguieron con su vocabulario soez fue atraer a esa página a quienes probablemente se interesan por cosas diferentes a la cultura y el teatro. Ellos mismos.

En cualquier caso, muchas gracias a todos, lectores y comentaristas, por la atención que me dispensáis. Nunca se sabe cuándo se me acabarán las cosas que contar, pero espero que, antes de cansarme, me dará tiempo a cumplir todas las promesas que he ido haciendo durante estos dos años y que responden normalmente al tipo "otro día escribiré sobre esto"... y luego ese otro día no hay manera de que llegue. De momento, prometo que la serie sobre corresponsales la voy a acabar. Por mis muertos que sí.

9 comentarios:

Esther Hhhh dijo...

Y que cuuuuuuuuumplas muuuuuuuuuchos máaaaaaaaaaaasssss


Besitosssss

PD: Recuerda que eso va cantado y muy desafinado, como corresponde, jejejeje

Eneko dijo...

¡¡ZORIONAK!! ¡¡FELICIDADES!!

Casualmente, terminé de leer todas las entradas de la bitácora un día antes del aniversario, me obcequé en acabarlas y me llevé una sorpresa al ver la fecha de la primera de ellas.

Como curiosidad, mi llegada a esta pagina llego de la siguiente manera: Un amigo me mando un link del “meneame” a una noticia inquietante, mirando las demás noticias (ya que estaba allí y no tenia sueño), descubrí otra noticia que te dirigía al sovietrussia.es, me leí los artículos, y esa pagina me llevo a la bitácora del “Botas”, como lo llamáis por aquí, me leí las entradas y una de ellas me llevo en enlace directo hasta la tuya, y aquí se acaba la historia… no buscaba el “Miles Gloriosus”, pero créeme que me ha entrado la curiosidad sobre esta obra y espero saciarla leyéndola.

Me divierto leyendo las entradas que publicas, en algunas puedo estar de acuerdo, en otras menos, pero no seré yo quien juzgue nada, sino quien aporte otro mensaje de ánimo para que continúes con esta empresa altruista en la que invierto parte de mi tiempo libre.

¡Un saludo y a por el tercer aniversario!

Cattz dijo...

Muchas felicidades, yo llegué vía el Capitán Achab y siempre consigues entretenerme con gusto.

[bur] dijo...

Bueno, yo también confieso mis antecedentes: llegué vía Camino a Perdición, a donde, a su vez, había llegado (creo) vía casarusia.com. O tal vez fue a través del blog de Galo, Hora de Moscú?
Estaba (y estoy) interesado en cómo es la vida cotidiana de los españoles que vivís en Moscú. Eso me hace sentir más cerca de una ciudad a la que tengo que volver, como sea.
El pasado otoño anduve por esos lares e intenté dejar constancia de ello en mi blog http://republicadebur.blogspot.com, que actualmente está en "obras".
Al leer tus "crónicas" cotidianas pienso que yo lo hubiera contado exactamente igual, con lo que suscribo la mayoría de tus letras o, al menos, las que hablan de cosas que yo también he podido vivir en primera persona.

Alfor dijo...

Esther, has conseguido que me dé dentera digital. Tienes mérito. :)

Eneko, eskerrik asko ¿Se dice así? ¿De verdad te lo has leído todo? Pues sí que te habrá costado. Eso sí que son ánimos.

En cuanto a que estés más o menos de acuerdo con lo que escribo, no me ofendo lo más mínimo. A mí también me pasa. Leo una entrada que escribí algunos meses antes y no siempre estoy totalmente de acuerdo. Por lo demás, me encanta que haya opiniones distintas. Lo que no me gusta es que la gente se tome las cosas tan a pecho, porque, después de todo, aquí no vamos a arreglar el mundo. Ni, por suerte, a estropearlo.

Cattz, bienvenida y gracias, aunque, si vienes desde el Capitán, seguro que el entretenimiento de aquí te sabe a poco, en comparación.

Bur, podría ser que Casarrusia tuviera un enlace a Camino de Perdición, pero lo dudo, no voy a comprobarlo y apostaría porque Botas tampoco va a hacerlo. Seguramente llegarías a través de Galo, aunque eso, ahora, no tiene mucha importancia.

Le he echado un vistazo a tu bitácora y te animo a continuar con las "obras". Ya sabes, cuantos más seamos en la blogosfera rusa en castellano, más nos divertiremos y más aprenderemos de los diferentes aspectos, y de las formas de contarlos, con los que uno se puede topar en un país tan impresivible como éste.

miguel dijo...

Alfor felicidades.Te leo con deseo de encontrar referencias históricas y encuentro cuestiones mas concretas de la actualidad que entretienen pero...nada mas. Profundiza en el espíritu-popular de ese pueblo, desde perspectiva ideológica(no política,por favor).Dinos qué tipo de preocupacion intelectual,moral, tienen. Qué sentido tienen acerca de la trascendencia p.ejemplo. Espero que lo hagas, porque veo que puedes.Ya sabes quien me llevó a tu milicia.Abrazos.

Alfor dijo...

Miguel, en muy alta estima me tienes. Yo sé para lo que sirvo y para lo que no sirvo. Ten en cuenta que esto es una bitácora personal y que no tiene aspiraciones de ser una referencia sobre Rusia; y, además, la bitácora es algo que se hace día a día y tiene mucho que ver con mi estado de ánimo, que no siempre es el adecuado para la profundidad que me pides.

Además, generalizar es muy peligroso, y en Rusia lo es de manera muy especial. Hay a quien se le llena la boca de la famosa "alma rusa", y se hace lenguas de la grandeza de la misma. Yo pienso que el alma rusa es un puro "bluff" y que es la compensación que se han buscado por el desastre que han estado haciendo con el trozo de nuestro planeta que Dios les ha entregado. "Tendréis una vida más cómoda, pero nosotros tenemos el alma". Se lo he oído a más de uno.

No aspiro a comprenderles totalmente. Bueno, ni a ellos ni a ningún humano. Pero sí que aspiro a dar mi visión mediante, por ejemplo, estas entradas, a modo de piezas de un rompecabezas que, por fuerza, estará eternamente incompleto.

De todas maneras, recojo el guante y quizá desarrolle alguno de los temas que planteas. Aunque, si lo ves bien, bajo la aparente superficialidad de los aspectos de la actualidad que entretienen, ya he tratado casi todo lo que pides. Sin embargo, no me gusta sacar conclusiones; eso os lo dejo a los lectores.

Keithania dijo...

Felicidades Alfor. Te he estado leyendo de manera intermitente durante todo este tiempo. ¿Cómo llegué a tí? Sinceramente, no lo recuerdo. Y no creo, que importe mucho :) Me ha gustado la entrada más polémica que tuvistes. Nada como rascar un poco el barniz para que salga la fiera, que llevamos dentro :)

Por cierto, sobre el/la "alma rusa" recomiendan leer a Orlando Figes "EL baile de Natacha". Y a nivel histórico, "La revolución rusa" del mismo autor. Yo me reservo a Natasha para el verano, que ahora el tiempo va un poco justo.

Un saludo

Alfor dijo...

Keithania, gracias por la recomendación. Como ya has leído, tengo una opinión, pero no es inamovible y está sujeta a cambios si algo me convence. A ver si es el libro que citas.