miércoles, 11 de octubre de 2006

Control de pasaportes

Como hace unos cuantos días dejé una entrada sin terminar, ha llegado el momento de darle fin. De paso, podremos reflexionar sobre la eficacia de las ayudas a países como éste. Vamos, pues.

Dicen las malas lenguas, que no paran de murmurar ni en Moscú ni en ningún otro sitio, que, hace unos años, en los puestos de control de pasaportes del aeropuerto de Moscú no tenían ordenadores, de manera que los guardas fronterizos tenían que hacer a mano todos los apuntes y controles. Como consecuencia, se formaban unas colas del quince, a pesar de que las ocho garitas disponibles estaban en activo y echando humo. Pues bien, en una de aquellas colas debió parar algún occidental lo suficientemente pez gordo como para tomar cartas en el asunto, después de pasarse seguramente más de una hora perdiendo el tiempo miserablemente y comiéndose, primero, las uñas, y después el pasaporte.

Y así, llegado que hubo el buen prócer a su destino, mucho más tarde y más cabreado de lo que él desearía, dicen que movió cielo y tierra hasta conseguir que con fondos europeos se les financiase a los agentes fronterizos rusos la adquisición de ordenadores suficientes para convertir el control fronterizo en coser y cantar. Y así se hizo.

¿Qué hicieron los guardas fronterizos rusos? Como vieron que dos guardias hacían con los ordenadores el mismo trabajo que ocho con el bolígrafo, dejaron vacías seis garitas y ocupadas las dos restantes. Resultado: las colas de entrada y salida seguían siendo las mismas, los sufridos usuarios seguían maldiciendo en arameo a la familia del que ideó el sistema..., pero los guardias fronterizos vieron sus jornadas sensiblemente reducidas.

Moraleja: En Rusia, no por mucho financiar, amanece más temprano.

8 comentarios:

Alfina dijo...

se te olvido la parte en que teniamos que llevar el pasaporte y el visado fotocopiado para que, en lugar de escribirlo todo, tuvieran el trabajo medio hecho...
Las miradas de la policia del control de pasaporte te atravesaba como las balas del kalashnikov cuando se te olvidaba la fotocopia...

Botas dijo...

Alfina, corazón, te pasas el día en los pasillos, y aun así te da tiempo a escribir comentarios. ¿ Cómo lo haces ?????
(y como ya me veo la respuesta, diré que mis recorridos por los pasillos forman parte de MI trabajo)...

Alfina dijo...

botas: que culpa tengo yo que operaciones este en otro piso??? no solo eso, sino que yo no te he visto en el pasillo hoy, asi que solo puedes hablar de oidas (si has oido mis tacones de rubia por ahi...) ;-)
no solo eso, sino que soy muy efectiva en mi trabajo y me cunde que no veas. Si es que... cuando eres un genio como yo y ademas eres encantadora y estas tan buena como yo... no necesitas nada mas! La gente pide que le vaya a ver... mi "inbox" echa humo!!!

Botas dijo...

... cuantas veces te he dicho que la bandeja del CD-ROM no es un cenicero....

BAR dijo...

JAJAJA...Y es que la gente es increíble, simplemente falta de sentido común...

Saludos

Achab dijo...

Santo Dios, somos países afines, universos paralelos... eso lo hacían en la secretaría de mi universidad.

Alfor dijo...

Alfina, Botas, me está rodando un lagrimón por la mejilla. Menos mal que la Comisión cuenta con vosotros.

BAR, ¿de verdad en Méjico no pasa nada parecido?

Achab, como alumno que soy, cada vez estoy más convencido de que la universidad española es un reducto soviético, con lo que no es de extrañar que pase lo que pasa (muy bueno lo de "universos paralelos" :) ).

Esther Hhhh dijo...

Ains, Alf, madre del amor hermoso. Si es que siempre pasa esto: Las mejoras nunca afectan a los que realmente deberían, si no a los que no las necesitan...
Alfina y Botas, lo vuestro es amor, jejejeje....
Besitos