miércoles, 2 de septiembre de 2009

Si antes lo cito...

... antes se me muere. El pobre Mijalkov padre, citado en esta bitácora con motivo de su condición de compositor de dos himnos rusos, murió, a los 96 años, el otro día.

Era un señor muy respetado. El sábado pasado por la mañana fue el entierro, tras un funeral religioso en la Catedral de Cristo Salvador. Curiosamente, a pesar de haber compuesto el himno soviético, Mijalkov era religioso y en más de una ocasión declaró que siempre había querido componer un himno a la Rusia ortodoxa. Es cierto que nunca hizo declaraciones parecidas antes de 1990, pero bueno, al menos las hizo después. Su voluntad se vio cumplida cuando pudo componer el actual himno ruso, el cual, por cierto, cita a Dios en una de las estrofas, motivo por el cual un diputado poco amigo del incienso planteó un recurso ante el Tribunal Constitucional, alegando que en Rusia la Iglesia está separada del Estado y que a qué viene eso de citar a Dios en el himno. El Tribunal Constitucional mandó al recurrente a hacer gárgaras.

Mijalkov deja una viuda ¡cuarenta y ocho años! más joven que él. Varios años después de quedarse viudo después de nada menos que 53 años de matrimonio, y a sus, ojo, 84 años, se casó con una mujer que podía perfectamente ser su nieta. Menudo crack.

Tras el funeral, fue enterrado en el Cementerio de Novodevichi, donde hay bastante gente que en vida fue importante. Naturalmente, como es costumbre, cortaron todas las calles en varios kilómetros a la redonda. Yo me escapé hacia el Norte de Moscú para evitar el lío, pero quienes estuvieron me dicen que aquello estaba de bote en bote.

Descanse en paz.

3 comentarios:

Fernando dijo...

Pues descanse en paz. Es curioso como estas viejas glorias son figuras respetadas en la Rusia actual. El año pasado en la página de obituarios de El Mundo leí la muerte del último ministro de Stalin que seguía con vida, un técnico petrolero de Azerbaiyán que fue ministro de hidrocarburos. No volvió a su república y siguió residiendo en Rusia después de la fragmentación de la URSS. Murió con 98 años en pleno uso de sus facultades y, según El Mundo, con la plena consideración del Kremlin que tenía en cuenta su opinión sobre los asuntos de hidrocarburos. Esa consideración en España con un ministro franquista sería impensable. En tu opinión ¿qué actitud te parece más sana, la rusa o la española?
Saludos
PS: me voy a permitir abusar de tu confianza y proponerte un posible tema a tratar en tu blog: un repaso a la prensa rusa o a los medios rusos en general. Me pareció muy interesante tus entradas sobre los corresponsales españoles allí y aquí en España parece que sólo existen el Moscow Times y el Novaya Gazeta, los medios españoles no suelen mencionar otros.

Al'bert dijo...

No me cites nunca... y a mis amigos tampoco... :)

Alfor dijo...

Fernando, indudablemente, me parece mucho más sana la actitud rusa, pero no creas que en España no respetamos a los mayores. Hay altos cargos franquistas que luego han sido personas muy respetadas, por ejemplo, y sin contar a Fraga, Calvo Sotelo o Pío Cabanillas, podemos hablar de José Barea, que ya controlaba el gasto público con Franco. Y no sólo son los peperos los que han nombrado a altos cargos franquistas, sino también los sociatas: ahí está gente como Mariano Rubio, Luis Ángel Rojo, Miguel Boyer o el mismo Peces Barba, que tiene un pasado remoto que nadie diría que fuera suyo, al verlo hoy.

Otra cosa es que toda esa gente oculte su pasado y, de boquilla, pongamos verdes en España a todos los franquistas. Pero los hechos son más elocuentes que las palabras.

¿Una serie sobre prensa rusa y medios de comunicación en general? Mmmm... tentador. MK, Izvestia, Komsomolskaya Pravda, AiF, RG... algunos los sigo de vez en cuando. Tengo un par de cosas pensadas para próximas entradas, pero luego te cojo la idea. Eso sí, las televisiones las tengo poco vistas. :)

Al'bert, ¡que era la primera vez! Te aseguro que nunca me había pasado antes. Limonov y Zhirinovsky, entre otros muchos, siguen vivitos y dando la vara. ;)