miércoles, 14 de febrero de 2007

Trenes diferenciales

Pasar por Cataluña, aunque sea poco y fugazmente, deja huella profunda en el visitante, no sólo por la belleza de los paisajes que se ven desde el tren (eso desde luego), sino por los hechos diferenciales que atesora, como el que paso a relatar.

Cuando estudié en el colegio los acrónimos, nos pusieron distintos ejemplos de los mismos. Así, SEAT significa Sociedad Española de Automóviles de Turismo, RENFE quiere decir Red Nacional de Ferrocarriles Españoles y, el ejemplo que me pareció más curioso, TALGO significa Tren Articulado Ligero Goicoechea Oriol, en honor a las dos personas que lo hicieron posible: Alejandro Goicoechea (ingeniero militar que, en la Guerra Civil española, se hizo famoso por otras circunstancias distintas a la ferroviaria) y José Luis Oriol.

Eso es así en todo el mundo, o al menos es lo que creía yo, pero basta pasar por Cataluña un par de horas para darse cuenta del error en que estaba inmerso. Así estaba yo, recién llegado de Valencia, esperando el cercanías para el aeropuerto, cuando sonó por megafonía: "Atenció, Talg amb destinació Carcasonne, via 4". Lo tenía delante de mí y, de hecho, es el de la foto. Pensé que había entendido mal, por mi escaso dominio del catalán, pero al repetir el mensaje agucé las entendederas y, efectivamente, había dicho "Talg". Va a resultar que, en catalán, significa "Tren Articulat Lleuger Goikoetxea", dejando de lado el "Oriol", tan catalán, por otra parte (aunque el Oriol del Talgo era vasco también).

No sé qué pensar. Desde luego, había valorado mal el hecho diferencial catalán, que es mucho mayor de lo que yo pensaba y que abarca incluso la traducción de los acrónimos, con potestad para modificarlos al gusto. O quizá, en su tiempo, Pompeu Fabra se había enemistado con algún Oriol, y por ello el Institut d'Estudis Catalans ha resuelto, justamente, eliminar el apellido Oriol, dejando sólo el Goicoechea... estooo Goikoetxea, vasco como el solo, después, supongo, de perdonarle su estelar actuación de 1937 en el frente norte.

O, quizá, el tipo de la compañía de trenes encargado de traducir al catalán los términos ferroviarios sabría mucho catalán, pero poco de trenes. En fin, el papanatas que ha normalitzat al Talgo ha acabado por hacer buena la frase de mi suegro cuando decía que el catalán es como el castellano quitando la última letra de las palabras.

4 comentarios:

Esther Hhhh dijo...

A mi que sencillamente, el del altavoz, ha aprendido catalán para poder trabajar, pero es de la Mancha, y aplica la ley de tu suegro. O eso, o había uno de la Mancha al principio de llamar a los viajeros a los trenes en catalán, en la estación de Barna y aplicó la ley de tu suegro. Y ese sabía poco de trenes y de acrónimos...

Besitosss

Botas dijo...

De necios está el mundo lleno. Y como desgraciadamente, tmabién lo está de hijoputas, cabrones y carroñeros, los pocos con sentido común se ven obligados a dejar su tierra, contratar profesores particulares de español o tragarse la mala leche para intentar seguir su día a día lo mejor posible.
Joder, con lo comprensivo que soy siempre, y la mala leche que se me ha puesto en 2 minutos....
Me voy a meter un vodkita, a ver si me relajo.

Achab dijo...

Seguro que el Oriol era anticatalanista y está en plena inmersión , hombre.

Alfor dijo...

Esther, pues será eso.

Botas, tranquiiiilo. El vodka no arregla esas cosas.

Achab, lo de anticatalanista no consta, pero seguro que ya sabe que los Oriol decidieron salir por patas de su Bilbao natal cuando ETA se puso demasiado insistente para su gusto.