martes, 12 de junio de 2012

Hoy es fiesta, sí, señor

A los rusos les encanta felicitar a la gente por cualquier cosa. Es, por ejemplo, el 23 de febrero, Día del Defensor de la Patria, y tienes que ir por la calle soltando a todo quisqui:

- С праздником вас! (¡Feliz fiesta!)

Y te responden:

- Спасибо! (Gracias)

Gracias, sí, pero con algo de retintín, como que "hoy es mi fiesta, y no la tuya".

Y ¿qué diríamos del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora? Pues que hay que felicitar por obligación a toda mujer que nos encontremos, y no sólo felicitar, sino lanzar una retahila de admiraciones.

¿Y el Día de la Victoria? Ah, amigo, el Día de la Victoria es aún más especial y hay felicitar a diestro y siniestro. El Día de la Victoria es algo así como la nobleza hereditaria, en que los nietos tienen los títulos que ganaron sus antepasados, y ¡ay de quien se los discuta!

Los extranjeros, y en particular los españoles, llevamos en esto las de perder. Primero porque corremos el riesgo de quedar fatal si no vamos felicitando por ahí a todo el mundo, aunque ni nos vaya ni nos venga la cosa. Además, no podemos contar con que nos correspondan. Nadie sabe aquí, pongamos por caso, que el 12 de octubre es fiesta, ni nos felicita nadie por el Descubrimiento de América. Y, si me felicitaran, me parecería rarísimo ¿A santo de qué felicitarme a mí por algo que tuvo lugar en tiempos de mis antepasados más remotos, que, además, probablemente no tuvieron nada que ver con el asunto?

Bueno, pues hay un día en que los españoles podemos vengarnos un poquito de tanta fiesta y de tanta vanagloria sin motivo. Y ese día es hoy, 12 de junio, que es fiesta.

Hoy sales a la calle y dices: Voy a provocar, leches, que llevo todo el año aguantándome. Y te cruzas con un conocido y le sueltas:

- С праздником вас! (¡Feliz fiesta!)

Pero no como de costumbre, no, sino con toda la alegría que puedas. Y el otro te mira extrañado y dice:

- Какой праздник? (¿Qué fiesta?)

- Сегодняшний! День России же! (¡La de hoy! ¡Es el Día de Rusia!)

Y te mira, como diciendo: "Ah, bueno, vale..." y sigue su camino medio amargado, por habérselo recordado. Y tú te sigues cruzando con gente y felicitándoles y jorobándoles la mañana.

El 12 de junio de 1990 Rusia declaró su soberanía respecto de la Unión Soviética, que duró sólo unos cuantos telediarios más.

Eso es lo que celebramos hoy. Pues nada, voy a la calle a felicitar a unos cuantos más.

3 comentarios:

inmigrante dijo...

Feliz FIESTA :) :) :)

Inmi

javier dijo...

¡Qué hijo de p...! Recordarles a los moscovitas el día que perdieron su imperio.

Alfor dijo...

Inmi, i vixca l'Ucraïna. :-)

Javier, lo recuerdan ellos. Yo no decidí que el 12 de junio fuera fiesta.