miércoles, 30 de marzo de 2011

Catalanes en Moscú

Desde que comenzó el año 2011, ha habido revoluciones en varios países sarracenos, ha habido terremotos y un tsunami en Japón, Portugal está en un tris de verse intervenida y el Barça está ganándolo todo.

Sin embargo, si te encuentras con un catalán en Moscú, la conversación puede discurrir por los derroteros normales entre compatriotas... hasta que sale, porque al final sale, que eres valenciano.

Ahí, el catalán se transforma, y todas las tragedias, e incluso el fabuloso juego del Barça, pasan a un segundo plano, frente a la gran noticia del año 2011.

¿Que Gadafi masacra a su pueblo, y la OTAN lo masacra también? Tonterías.

¿Que Zapatero anuncia nuevos recortes, que ríete de la Cuaresma ortodoxa? Minucias.

¿Que los japoneses no apuntan bien con la regadera, y los reactores nucleares de Fukushima se calientan más que un borroka de Hernani en una discoteca de Moscú? Naderías.

Lo verdaderamente importante es que el Gobierno valenciano ha cerrado las emisiones de TV3 en Valencia. Y así, la conversación sigue algo así como:

- ... yo soy de Valencia y...

- ¡AAAAAHHHH! ¡NOS HABÉIS CERRADO LA TV3!

La primera vez no sabía muy bien de qué hablaban. Yo, en Valencia, no tengo televisor desde el apagón analógico y descubrí que vivía mejor así, de manera que, por mí, como si cierran la Uno.

Pero la quinta vez ya la cosa olía. Leche, es que todos los catalanes que me he encontrado en los últimos dos meses, pero todos, lo primero que te dicen es que la TV3 no puede emitir en Valencia, como si hubieras ido tú mismo al frente de un comando blavero a darle martillazos a los repetidores. Y digo yo, ¿a ellos qué más les da? Si son catalanes, y viven en Cataluña, con que TV3 emita en su casa, ya les va bien. A no ser que me digan que van a Valencia adrede para ver la TV3. Que, por cierto, si es así, y como dicen ellos, deberían hacérselo mirar.

En fin, dentro de un rato, a las nueve, tengo una reunión con tres catalanes. A ver si pongo acento mañico o andaluz y se olvidan de mí.

8 comentarios:

Francisco dijo...

>tengo una reunión con tres catalanes. A ver si pongo acento mañico o andaluz y se olvidan de mí.

))))))))))))

Muy bueno...

El tema de las relaciones catalano-valencianas es peliagudo.

Cuando quiero picar a una valenciana anticatalana que conozco, tan sólo tengo que tocar el tema del "catalán/valenciano" en Valencia para sacarla de sus casillas.

Por otro lado, conozco a un valenciano que apoya la unión con Cataluña con todas sus fuerzas.

Y por lo que veo los catalanes sí tienen postura definida al respecto.

Hace tiempo que no trato con catalanes, pero siendo castellano viejo, a mi me freían con el tema de la ocupación castellana, etc, etc, etc. A partir del quinto, ya vi que era monomanía, como con usted el tema de TV3, por lo que preguntaba la hora al empezar la conversación y al sacar ellos el tema tan manido, yo decía: Hombre, sólo 20 minutos... o lo que fuera.

Y es que los catalanes se tienen por muy "uropeos", pero son muy, muy hispánicos, ibéricos o como lo quieran llamar.

Babunita dijo...

Recuerde lo que decía Unamuno de la "majeza".

Anónimo dijo...

Buenas tardes

Com ets Valencià hem permetré fer el comentari amb una de les nostres llengües comunes.

Primer de tot agraïr-te per l'interessant bloc que tens, i per altre banda deixem discrepar sobre l'opinió expresada, respecte el tancament de TV3.

La gent de Catalunya, no considera que la gent del País Valencia hagi tancat TV3, sinò que és un fet merament per interessos de la classe política dirigent, i a dia d'avui la classe política és un petit percentatge del total de la població.

Referent al tema de "que ens importa als Catalans el que passa al País Valencià respecte TV3", només l'hi puc dir que és lògic i propi de la condició humana. Ho acàs a vosté no l'interessa el que l'hi passa als seus veïns, cosins o gent estimada. Suposo que de ben segur que l'interessa, i és per això, que és un motiu de conversa, diàleg i si més no d'indignació davant la falta d'expresió de llibertat.

Desde Rússia, ho deu saber de propia pell, davant de les notícies que ens arriven, de la falta de llibertat, especialment en els mitjans de comunicació.

Esperem que per aquí les Espanyes no hi arrivem, però aquest és un petit simptoma ...

Agraït.

Jordi

Anónimo dijo...

¿Y a qué van tantos catalanes a Moscú durante los dos últimos meses?. Cuente, cuente,... que a lo mejor yo también vengo:-)
Ditifet

Nani dijo...

Bueno Alfor, ¿y cuál es la causa de esa hostilidad, o aparente hostilidad, entre catalanes y valencianos? Sólo he conocido a un valenciano, de Gandía concretamente, pero no hablaba del tema, de hecho en un año entero que estuvo trabajando en Cádiz nunca le oí hablar de política. Catalanes sí conozco varios y hay coincidencia en que los valencianos "les tienen manía" y "no les pueden ver", pero no me aclaro con los motivos.
Saludos
PS: el que ha escrito en catalán ha caído en un tópico, la falta de libertad en los medios de comunicación rusos (como es sabido, en España los medios nunca nos engañan).

Alfor dijo...

Francisco, es un tema peliagudo, sí. Yo lo que no entiendo es cómo se extrañan de no caer muy bien entre mucha gente del Sur.

Babunita, es que Unamuno era de Bilbao.

Jordi, bienvenido. Le respondo en la que, indudablemente, es nuestra lengua común, porque el idioma en que está escrito su comentario es catalán y yo no lo hablo ni escribo.

Si se fija, no hay ninguna opinión sobre el cierre de las emisiones de TV3 en Valencia. No la tengo. De hecho, no tengo televisor.

Usted ha hecho exactamente lo mismo que todo catalán que me he encontrado en el último mes: dar la murga con un tema que en Cataluña, por lo visto, está poco menos que al nivel del Holocausto, y que en Valencia es muuuuy secundario.

En su comentario hay dos cosas que no me gustan. La primera, ese "País Valencià" que a buena parte de los valencianos nos repatea y que casi todos los catalanes se empeñan en repetir (y no es así como van a hacer muchos amigos en Valencia). La segunda, hablar de "gent de Catalunya" y de "gent del Pais Valencià", como si todos fuéramos a una. Nosotros no, y espero que ustedes tampoco. De hecho, creo que no tiene razón, que la mayoría debe estar por el cierre, y que si Camps y su cuadrilla han cerrado la TV3 precisamente ahora es porque saben que les va a dar votos en las próximas elecciones. En cuanto pasen, apuesto que tienen ustedes la TV3 de vuelta.

Y me gustan dos cosas: la primera, que vea esto como una jugada política (de acuerdo) y que hable de "las Españas", que mola mucho.

Sobre la falta de libertad en los medios de comunicación en Rusia, no sé muy bien qué noticias llegan por las Españas, pero yo, de usted, no me las acabaría de creer.

Ditifet, a fer negoci! :) La temporada de turismo no empieza hasta dentro de un par de meses. El año pasado me crucé con varios grupos de catalanes de turismo, anímese si puede.

Nani, bienvenido. Es un asunto larguísimo y difícil de resumir. A mí los catalanes, en general, me caen estupendamente, tengo varios amigos catalanes, y todos ellos han aprendido lo que deben hacer para no molestar, luego se puede. Con tal de no meterse en casa del vecino como si fuera la propia, no debería haber el menor problema; si lo hay, es porque lo primero no se cumple siempre.

De todas formas, no hay que dramatizar, porque con las enemistades entre españoles hay para varios tomos. Los valencianos, por ejemplo, caemos fatal en Alicante; los alicantinos en Elche, y seguros que los ilicitanos en Santa Pola. Y seguro que en Cádiz los jerezanos no acaban de convencer, y viceversa.

Anónimo dijo...

Buenos días,

Sin ánimo de entrar en discusiones bizantinas, y con el máximo interés y respecto por las opiniones aquí expuestas, dejenme apuntar unas ideas :

- No consideró que el tema sea taaaan secundario, cuando muchos congeneres suyos de Valencia, han salido a la calle a manifestarse en contra del cierre de TV3.

- El tema no es holocaustico, pero para gran parte de los catalanohablantes es alarmante.
Si se siguen eliminando puentes de unión entre catalanes y valencianos, como puede ser TV3, entre tantos otros y si se estigmatiza a los de fuera, a los que tienen voces discrepantes, siempre será más fácil monopolizar las masas y a fin y efecto obtener redito electoral.

Por ultimo, entrando en una cuestión de fondo del tema expuesto, si se nos comenta que "no tiene opinión sobre el tema del cierre", ¿ como puede tener opinión sobre los argumentos de quien hablan de ello, diciendo que damos "la murga"? Para poder tener opinión, primero se tiene de conocer. Si uno considera que no conoce, es más que probable que sus opiniones sobre el tema que desconoce sean infundadas, y sin ningún sustento básico. Y en este caso, uno se deja llevar por la argumentación facil de los tópicos.

Pues nada, muchas gracias, por dejarme continuar este escarceo dialéctico.

Jordi

Alfor dijo...

Jordi, su comentario había caído en la bandeja de spam, de lo que me acabo de dar cuenta ahora.

Sobre su comentario:

1.- Efectivamente, algunos "congéneres" míos (y suyos) de Valencia han salido a manifestarse. No eran muy numerosos, por lo que parece. A ver qué pasa el día 16, aunque yo diría que el hecho de que vaya a la manifa Lluis Llach, que es congénere, pero no valenciano, no juega a favor de ustedes, porque sus oponentes van a decir que los manifestantes venían de Cataluña, lo que en el caso de Llach es difícil de negar. No será así como caiga la estaca.

2.- TV3 es un mal puente de unión entre catalanes y valencianos, en general. Es un buen puente de unión entre catalanes y valencianos catalanistas, que, a juzgar por los resultados electorales, están lejos de ser un grupo mayoritario.

Los que dan la murga no dan argumentos, excepto usted. Sólo la murga. A usted le respondo, a los demás no.

Dicho esto, a mí, como a la, probablemente, mayor parte de los valencianos (que somos unos meninfots, eso no se le debe olvidar nunca), nos trae sin cuidado la presencia o ausencia de TV3. Cuando llegó, no pasó nada; ahora que se va, tampoco; cuando vuelva (después de 22 de mayo, ya verá), nos encogeremos de hombros. Esta actitud será más o menos criticable, pero los valencianos somos así y sólo nos alteramos de verdad cuando nos hacen una muuuuy gorda. El resto del tiempo, con tal de que nos dejen más o menos en paz, adelante.

Claro, hay gente un poco más implicada. A ésos los verá en la calle, si va por Valencia (cosa siempre recomendable) el 16 de abril, en alguna de las dos manifas convocadas. Y mientras ustedes y la gente de Sentandreu se manifiestan unos contra otros, Camps y su cuadrilla se frotan las manos recogiendo votos.