lunes, 15 de diciembre de 2008

Comparaciones odiosas: las diferencias

El otro día estuve divirtiéndome un rato encontrando parecidos entre la Alemania de Weimar y la Rusia actual. Es posible, claro, que alguien viera que las similitudes son muchísimas y, en esta tesitura, se tema que nos viene encima una especie de guerra mundial. Si ese alguien es, además, determinista, puede haber empezado a hacer testamento o directamente a confesarse.

Son dos cosas muy recomendables, ciertamente, haya o no una guerra inminente, pero no nos pasemos. Hay diferencias significativas entre ambos países, que, al menos en mi opinión, alejan el peligro del desastre. Vamos a ver las que se me han ocurrido (pero seguro que hay más):

1.- Hitler tenía una ideología. Desviada, odiosa, megalómana, pero ideología al fin. De Rusia Unida, el partido de Putin, nadie ha sido capaz de desentrañar en qué creen realmente esos chicos. No sabemos si son conservadores, o socialdemócratas, o liberales, o cristianos, o fascistas. Nada. El programa de Rusia Unida es gris a más no poder, y en este sentido se diferencia muchísimo de la parafernalia nazi.

2.- Hitler creía en estar llamado a un destino consistente más o menos en llevar a la raza aria al dominio del mundo. Y, por consiguiente, todas sus acciones se orientaron a ese objetivo final con una tozudez y una consecuencia digna de mejor causa, sin la menor flexibilidad estratégica. Tenía que ser así, y sería.

Los inquilinos del Kremlin, en cambio, son unos magos de la flexibilidad. Su objetivo es mantenerse en el poder y que nadie les tosa, y evitarán las acciones que pongan demasiado en solfa ese objetivo. Si hay que ser populista, se es; si hay que ser liberal, adelante; y el día menos pensado, si perciben que hay que ser monárquico, lo serán.

3.- El racismo se convirtió en Alemania en ideología oficial, con una serie de pueblos inferiores, como gitanos, eslavos y, sobre todo, judíos.

En cambio, aunque el racismo existe en Rusia, ni de lejos es la ideología oficial. Muy al contrario, los grupos de tendencia xenófoba (los hay, ya lo creo que los hay) se llevan cada somanta de espanto por parte de las fuerzas de seguridad. Oficialmente, la diversidad racial está bien vista, se acepta y, en un país tan sumamente heterogéneo desde el punto de vista étnico como es Rusia, podría decirse que menos mal.

4.- La oposición fue masacrada enseguida. En Alemania, las organizaciones políticas diferentes del NSDAP fueron prohibidas inmediatamente, y las organizaciones sociales fueron, o bien prohibidas, o integradas en lo que se conoció como Gleichschaltung. A los pocos meses de la subida de Hitler al poder, todo disidente estaba encerrado, exiliado amordazado o criando malvas.

En Rusia, es cierto que han pasado algunas, incluso muchas, cosas poco presentables, pero ni mucho menos tantas como en la Alemania de 1933. La oposición existe de manera larvada, dispone de la posibilidad, desde dentro de Rusia, de criticar al Kremlin por escrito, en emisoras de radio y, de manera de momento incontrolable, por internet. Lo malo de Rusia Unida es que es muy difícil oponerse a ella, porque ¿cómo puedes tener un debate ideológico con quien no tiene ideología? Así que la única oposición es la que aspira a un relevo en el poder con un cambio de sistema que viene a suponer una vuelta al sistema político de los noventa. Pero, claro, aquí casi todo el mundo tiene malos recuerdos de los noventa, así que los Kasparov, Kasiánov o Nemtsov no son demasiado populares, así que, salvo alguna detención esporádica y poco prolongada, pueden vivir razonablemente tranquilos, aunque no salir en televisión. Eso sí que no. Otro día hablaré de otro opositor que me cae mucho mejor que ésos tres y que, lo que es mejor, incluso tiene sentido lo que dice.

5.- Alemania se puso a exigir la revisión de los tratados que le dejaron sin parte de su territorio casi desde que Hitler llegó al poder. Siempre merece la pena recordar la primera estrofa del himno alemán, hoy no exactamente prohibida, pero pudorosamente oculta tras la tercera, que es el himno oficial:

Deutschland, Deutschland über alles,
Über alles in der Welt,
Wenn es stets zu Schutz und Trutze
Brüderlich zusammenhält;
Von der Maas bis an die Memel,
von der Etsch bis an den Belt:
Deutschland, Deutschland über alles,
Über alles in der Welt!

Todo nacionalista fetén busca ampliar territorio anexionando o apartando a los que haya enmedio. Así, el himno alemán cita cuatro ríos que constituyen los confines del Imperio (otros, de zona más seca, utilizan ciudades: De Salses a Guardamar, des de Fraga a Maó): el Mosa, el Niemen, el Adigio y el Belt (bueno, éste no es exactamente un río). Si los confines de Alemania fueran realmente ésos, adiós Polonia, adiós Suiza, adiós Austria, adios Países Bajos, y encima nos cogíamos un cachito de Francia y otro de Dinamarca, además de una parte de Italia.

Rusia, a Dios gracias, por lo menos insiste públicamente en que respeta las fronteras internacionalmente reconocidas. Claro, está el detallito ése de sus rencillas con Georgia, lo cual lleva a pensar que, en el momento en que Rusia deja de reconocer una frontera, la misma ya no está internacionalmente reconocida, pues por lo menos hay un estado (y aquí ya son algunos más) que dicen que nones. Fuera de eso, todo va de acuerdo con la norma, pero, insisto, ya veremos qué pasa con Crimea.

Hasta aquí las diferencias que veo claramente. Si veis alguna más, que seguro que sí, no os cortéis.

7 comentarios:

miguel dijo...

Alfor:Han cambiado muchisimo las circunstancias en que la Rep.Weimar sucedió al régimen imoerialista.La historia de la R.W es irrepetible.Pero....el pueblo alemán sigue gozando del privilegio de pensar distinto de los demás europeos.La mentalidad rusa no es comparable con la alemana.Pero...sería(es)definitivo ver que ocurriría(ocurre) en D cuando se paro y la crisis económica se desarrollen como ocurrió en los años veinte.
Recuerda:La situación de la R.Weimar, tras el Tratado de Paz, con un 44por cien de paro de la población activa(6 millones)y un sentimiento profundísimo nacional gravemente herido.Eso dió ocasión a:
1928 1930 1933
nazis <1mio. 6mio. 6mio(44%)
comunistas 3mio. 4,5mio
La pieza clave del Mariscal von Hindenburg obtuvo de 1925-32 19,5 mio votos.El Dr.Schacht mago de la economía de la RW sacó a D. de la depresión con el invento deunas especiales obligaciones (la famosas "omega"y "Melo")del 1934 al 36, planificando inversiones fabulosas(autopistas,etc)hasta que Goering le sustituyó en 1936 introduciendo fortísimos valores nacionales, consiguiendo obtener un paro nulo en el 1937.
Quiero señalar con ello que:D se moverá mas por la realidad que por las ideas, sólo cuando les apriete el zapato económico; mientras que (sin conocer a los rusos)me temo que son siempre mas " acomodicios".
Las diferencias que deseas que manifestemos están a punto de verse en el próximo año.

Alfor dijo...

Miguel, nada menos que Hjalmar Schacht, el que fue del campo de concentración de Dachau directamente a los juicios de Nuremberg. Un caso curioso el suyo, pero, teniendo en cuenta que su coeficiente de inteligencia era tremendo, no es de extrañar que cayese en desgracia en un entorno tan desquiciado como aquél.

Me da a mí que no me he explicado bien. La república de Weimar ya pasó y no se va a repetir. Yo sólo estoy elucubrando sobre si lo que pasó entonces en Alemania, teniendo en cuenta las similaridades, podría repetirse en la Rusia de hoy. Y pienso que, a pesar de los parecidos, que son preocupantes, las diferencias desviarán a Rusia del destino que tuvo Alemania. Sobre el curso que finalmente va a tomar todavía no opino.

Fernando dijo...

Hola, yo no creo que tengan el mismo destino la Rusia actual que la República de Weimar. Aunque algunos agoreros vaticinan el colapso económico ruso, creo que expresan más un deseo que una realidad. A pesar del desplome bursátil y del vencimiento de deuda de bancos y empresas rusas, Rusia sigue apareciendo en la lista de países que mejor preparados están para la crisis actual. Yo tengo una opinión sobre la situación de poder en Rusia. Estoy convencido de que existen en todas partes poderes fácticos que mueven los hilos más o menos en la sombra tras una apariencia u otra (por ejemplo una democracia liberal). Hace tiempo, allá por la época de Yeltsin, leí que había en Rusia una lucha de poder entre los oligarcas (prooccidentales y en muchos caso de origen judío) y los llamados "directores rojos", miembros de la antigua nomenclatura reconvertidos en industriales y de orientación nacionalista y antioccidental. En los 90 parecía que los oligarcas iban a poner a Rusia al servicio de los poderes occidentales, pero creo que los directores rojos y sus aliados se han impuesto. Putin es uno de ellos, y creo que antes de él Primakov. En mi opinión, la campaña antiPutin y antirusa en occidente es el resultado de la frustación de occidente por esa derrota. Repito, es mi opinión.

flamenquito dijo...

Leo en http://www.ruvr.ru/main.php?lng=spa&q=8014&cid=83&p=16.12.2008 un artículo titulado, RUSIA UNIDA CRITICA AL MINISTERIO DE HACIENDA:

"Un grupo de diputados por el partido gobernante Rusia Unida propuso a la ciudadanía y al Gobierno su variante de programa anticrisis. En carta abierta a la directiva del Ministerio de Hacienda los diputados expresan su desacuerdo con la política de este organismo y exhortan a canalizar medios, en primer lugar, a la esfera social y no a los bancos"

Vamos la cantinela esa de la economía real y la "otra", la "irreal", o sea, las finanzas ...

Visto lo visto, aquel patio (ruso) está como el español. Se escuchan las mismas ... gilipolleces.

Si continuas leyendo el artículo pone:

"Nosotros, en parte, seguimos esta vía, invirtiendo recursos en la Banca. Pero hay que reconocer que en vista de que nuestro sistema bancario no es transparente, esta vía resulta menos eficiente. "

Idem, las ayudas "anónimas" del zapatitos y su horda, perdon, gabinete, veo que también se estilan en la tierra del camarada Lenin. ¿Allí se sabe que y cuanto coge cada banco? ... Aquí no, las cosas del "socialismo" psoeísta.


En cuanto a las similitudes y diferencias entre la situacion rusa y la germana, y en especial entre sus lideres, solo tengo que comentar que tienes toda la razón, especialmente en lo referente a la manifistacion de su credo político de uno y otro.

Pero estos son cosas de los nuevos tiempos, todo muy mezclado, muy light, muy confuso ... vamos que no se mojan ni en baño. Eso sí, todos toditos todos son democratas, es decir, pro libre mercado ... (ironia on)Todo el mundo sabe que no se puede ser democrata y antimercadista(off).

Por cierto, alfor, ¿tu de "pies cojeas"?, tienes una (ideología), como Hitler, y la defiendes o eres como la mayoría, de los que no la tienes ni la necesitas (y así votan un día -cada cuatro añitos- los mismo al PP que al PSOE, ¿será porque serán los mismo: PPSOE o PPOE?) o de los que la tienes pero te la guardas (a saber por qué lo haran esas gentes ... de estos también los hay muchos, suelen tener más nivel cultural que los anteriores)... o de los que tienes una pero predicas otra ... en fin, aclárame. ¿Tienes por ahí alguna entrada donde de definas políticamente?

En la entrada anterior dices que está bitacorá es monarquica: es coña, es en serio, ¿de qué tipo? como la monarquía de aquí, la del campechano plantigradicida ...


Volvamos al artículo:

"Nos consta que una parte considerable del dinero otorgada a los bancos para que diesen créditos a empresas, fue convertida por los bancos en una reserva de divisas. Es decir, lisa y llanamente sacada del país."

Veo que las viejas prácticas postcomunistas continuan ... ¡viva el patriotismo! y ¡viva la Perestroika!, pasa en Rusia como aquí que cuanto más patriotas son más estafan al pueblo, justo lo contrario a los comunistas (los de verdad, no nos confundamos, no hay comillas).

Bueno me despido dejandote una dirección donde te podrás hacer una idea muy muy aproximada de mi ideario político, tomo prestada las palabras de un camarada, Lorenzo Peña, para que reescribir lo que muy buenamente ya se ha dicho:

http://www.eroj.org/lp/homepol.htm#aclaraciones

Encontrarás dos enlaces, te/os los recomiendo.

Del primer enlace te reproduzco dos extractos a bote pronto muy claritos:
1) Animábame, y sigue animándome, el ideal del comunismo, o sea de una organización igualitaria y colectivista de la sociedad, sin economía de mercado ni propiedad privada.

2) la reivindicación de la experiencia de lo que fue o se llamó el socialismo real (el PCE se abstiene de defender los logros de aquella formación social y de señalar que, para su tiempo y en las circunstancias del momento, constituyó un enorme avance sólo gracias al cual fue posible arrancar a los capitalistas tantas concesiones hoy en peligro, ante el embate del neoliberalismo)

Fin

salud para que continues con tu muy buena bitácora, poco trabajada en lo estético pero muy cuaidada en lo importante, el contenido, y en tu vida, claro.

Hasta otra.

Alfor dijo...

Fernando, gracias por tu opinión. Yo tampoco creo que la Alemania de Weimar y la Rusia de hoy vayan por el mismo sitio, aunque los parecidos son preocupantes. El resto de tu comentario se refiere a temas económicos, y la verdad es que ahí no estoy totalmente de acuerdo contigo. Rusia tiene una economía muy poco diversificada que depende de los precios mundiales de las materias primas, y eso es lo que llamamos una debilidad estructural que, además, tiene muy mal arreglo. Es cierto que sus reservas de divisas son enormes, pero la situación financiera de su sector privado es delicadísima. La verdad es que no me llama mucho escribir sobre economía (quizá porque se acerca mucho a lo que es mi trabajo, y la bitácora la quiero mantener razonablemente alejada de él), pero igual me animo estas Navidades.

En todo caso, igual que en tu caso, sólo será mi opinión. A lo mejor es el momento de repasar entradas como ésta .

Sobre la lucha entre oligarcas y "directores rojos", es verdad que Jodorkovsky, Berezovsky, Gutseriev y Gusinsky están fuera de juego, pero Alekperov, Fridman, Aven y un largo etcétera campan por sus respetos. La lucha continúa, aunque creo que tienes razón en que hoy poy hoy la ventaja no la llevan precisamente los oligarcas.

Flamenquito, bienvenido, gracias por los piropos y tomo nota de que consideras la bitácora poco trabajada en lo estético, cosa que posiblemente es verdad.

Menudo comentario el tuyo. Vamos por partes:

1.- Si algunos diputados de Rusia Unida critican al Ministerio de Hacienda y no son inmediatamente llamados al orden por "salir en la foto" al estilo de Alfonso Guerra, es que cumplen órdenes de calentar el ambiente, con lo que la cabeza del ministro Kudrin comenzará a oler a pólvora.

La tendencia del Gobierno ruso es a ayudar a que las empresas privadas algan del atolladero en que se han metido con su brutal volumen de deuda... pero a cambio posiblemente de renacionalizar muchas de esas empresas. En cuanto a los bancos, visto cómo se ha hundido el rublo en la última semana, no me extraña que intenten poner a salvo los dineros, pero la banca rusa nunca se ha caracterizado por facilitar la inversión y no creo que en la situación de parón brutal en que estamos pueda aprender a hacerlo. Lo tiene mal el Gobierno rusa para impulsar la economía, así que mucho me temo que la solución, como casi siempre, vendrá de un factor exógeno: el aumento de la demanda de materias primas y, por tanto, de su precio.

2.- Además, quieres saber de qué pie cojeo. Bueno, pues sí tengo una ideología. No hay una entrada donde se diga a las claras cuál es, porque ésta no es una bitácora política en la que eso tenga mucha importancia, pero hay indicios por bastantes entradas. No sé, por ejemplo, aquí. Si a ti, como a Lorenzo Peña, te interesa la filosofía del Derecho, ahí soy iusnaturalista.

Vamos, como habrás deducido, no soy precisamente comunista.

Fernando dijo...

Hola de nuevo Alfor, yo no soy economista, mi único contacto con la economía fue cuando trabajé en estadísticas económicas en un instituto de estadística, mi comentario anterior sobre la solvencia actual del gobierno ruso ante la crisis se basa en informes de organismos independientes como Stratfor. Sobre la dependencia de Rusia de los precios de las materias primas tú estarás mejor informado que yo, pero lo que sí he leído es que más que la economía rusa en conjunto, lo que depende del ingreso por materias primas es el presupueso estatal, y ello debido al bajo impuesto sobre la renta y de sociedades frente a unos impuestos muy progresivos sobre la venta de petróleo por ejemplo.
Volviendo al tema de los oligarcas, no conozco el pasado de Fridman y de Aven, pero sí el de Alekperov, fue viceministro de petróleo en la URSS (es de Bakú, zona petrolífera por excelencia en la Unión Soviética y vieja cantera de petroleros soviéticos). Yo lo veo muy claro, este fue de la nomenclatura, no es un oligarca, es un director rojo. Creo que la prensa occidental llama oligarca a cualquier adinerado ruso (o azerí).
Saludos y perdona que haya retomado el asunto económico.

Alfor dijo...

Fernando, gracias por tu comentario. Es verdad que el presupuesto público depende mucho de los precios de las materias, pero también las grandes empresas rusas, que son las locomotoras de la economía rusa y quienes forman la columna vertebral del, por lo demás débil, tejido empresarial ruso. Y la crisis les está pegando fuerte. Los hechos (como el desplome del rublo de los últimos días) hablan demasiado elocuentemente.

Te concedo que Alekperov es un director rojo, ciertamente (aunque devenido algo a oligarca). Fridman y Aven no lo son, al igual que otros muchos oligarquillas menos conocidos, pero con más pasta de lo que tú y yo veremos nunca (con ese apellido ya te puedes imaginar de que raza es Fridman, por ejemplo).