domingo, 26 de agosto de 2007

Entrada por encargo

El novio se me dirigió cuando me estaba despidiendo de él para irme a dormir a casa (de hecho, a su casa) después de la boda y me dijo:

- Quiero en el blog un resumen de lo que se dijo en la mesa.
- ¿En el blog? - balbucí.

Y hasta aquí llegó la conversación, porque ya era las tres de la madrugada y Abi, Ro y Ame no podían aguantar mucho más, que bastante habían hecho (Alfina sí, Alfina se hubiera podido quedar lo que hiciera falta). Eso sí, es algo que me obligará a extenderme algo durante las próximas entradas sobre ciertos representantes de la fauna española en Moscú y a hacer encaje de bolillos para respetar la política de anonimato. Espero que Roberto, que estaba por allí, ayude con lo suyo, ¿vale, Roberto?

4 comentarios:

Anónimo dijo...

.... y la cosa y sus personajes, continuó en provincia vecina, que fue objeto de esos extraterrestres que llegaron de Moscú... Roberto puede extenderse adecuadamente sobre el asunto

Kloonich.

Esther Hhhh dijo...

ufff Alf.. Que peligro tienen las bodas.. Espero que al menos no volvieras a ser EL DE LA COBARTA COMO DIADEMA, jejejeejeje...

Besitosssss

moscovita de la tacita dijo...

Esperamos ansiosos las proximas entradas...

Alfor dijo...

Kloonich, tu nueva personalidad me parece muy adecuada. Estoy indagando en la prensa alicantina, pero parece que ha preferido, quizá por vergüenza propia y ajena, callar como... mudos. Espero noticias de Roberto, si ha superado la depresión del retorno.

Esther, esta vez no. La concurrencia se bastaba sola para montarla, y no necesitaba de ayudas ajenas.

Moscovita de la Tacita (jo, qué largo), cuando más vueltas le doy, más jugo se le puede sacar. A ver por dónde empiezo.