martes, 26 de junio de 2007

Cocina para exiliados (I): churros.

Voy a iniciar una serie estrictamente práctica, dedicada a todos aquellos españoles que sollozan en el extranjero añorando la comida que les hace su mamá y soñando con las tapas que se sirven en los bares españoles.

Pues basta ya de lamentarse y de hacer el plañidero. Ha llegado la hora de tomar el toro por los cuernos y de darse cuenta de que en Rusia, al igual que en casi todo el mundo, no hay bares de moscas, ni está mamá para resolverte la cena, pero eso no significa que debas renunciar a la cocina del Imperio. Nooooo, todo se puede resolver con buena voluntad, tiempo y ganas. Allá voy.

Yo puedo sobrevivir con la cocina rusa, algunos de cuyos platos incluso me gustan (a estas alturas todos los que han leído mi nombre con atención saben cuál es el principal de ellos), pero reconozco que la cocina española le da sopas con ondas. Quizá un ruso piense de otra forma, claro, mas a mí su cocina me parece, como la de casi todos los pueblos nórdicos, monótona y rica en grasas, cosa lógica con la rasca que hace. La española, si se puede decir que hay una cocina española (yo diría que hay infinitas cocinas españolas), es otra cosa.

Pues bien, chicos. Hay esperanza. En Moscú, con una mínima despensa de ingredientes importados, es posible crear un sucedáneo de cocina española que engañe al paladar. En las próximas entradas, os voy a ir pasando las recetas que más me gustan. Lo normal será que me dedique a platos valencianos (la cabra tira al monte), pero, para empezar, vamos con un postre racial: los churros con chocolate.

Ingredientes para los churros (para dos docenas largas, aquí no nos cortamos: o te empachas, o no vale la pena):

300 gramos de harina
300 ml. de agua
Una pizca de mantequilla
Otra pizca de sal
1/2 litro de aceite (sobrará para la siguiente ración)
Azúcar al gusto para espolvorear.

Y ya está. Eso se encuentra en cualquier sitio de Rusia.

Ingredientes para el chocolate:

Cacao en polvo (también vale con una tableta de chocolate, pero no es lo mismo)
Leche
Azúcar al gusto (y más vale que le eches mucho, porque el cacao es muuuy amargo)

Sinceramente, para el chocolate, es mejor traérselo de España en polvo. Últimamente en Moscú están vendiendo alguna marca holandesa ya con el azúcar añadido, pero es algo floja. Y ya se sabe que un chocolate español debe resistir la prueba de la cuchara, que debe poner plantarse en la taza sin caerse: las cosas claras, y el chocolate espeso.

Como hoy se hace tarde, otro día continuaré con la receta española para exiliados famélicos y nostálgicos. De momento, podéis ir haciendo acopio de los ingredientes, y recordad que tu cena surge de tu voluntad.

4 comentarios:

Botas dijo...

Estupenda inicaitiva Alf. La seguiré con gusto. Lo único que te pido es que, ya puestos, uses términología de "cocina para principiantes" y no los típicos "palabros" de libro de recetas que no entiende nadie...
Mi única posible aportación a esta nueva idea de "en Rusia como en casa" sería hacer una guía sobre cómo ver la tele española aquí .... pero no tiene el más mínimo sentido hacer un esfuerzo técnico torturarse para torturarse con telebasura.

BAR dijo...

Alfor, que tal si pones una cocina española por allá? me parece que te harías millonario, y de paso haces un curso para amas de casa rusas que quieran aprender a hacer una rica paella...


Un beso

Esther Hhhh dijo...

Mmmmmmmmmmmmmmmmm churros con pocholateeeeeee mmmmmm...
Pero Alf, me parece muy mal por tu parte, si si si. Fatal. Hombre por Dios, que semos Valensianos (está mal escrito apostas) hazme el favor. Madre del Amor Hermoso, Alf, que manera de desertar de tus raíces ¿churros? ¿vas a hacer churros? ¿y els bunyols de vent que? ¿eh eh? porque digo yo que con la variedad tan infinita de calabazas que hay, algun tipo criará por esos lares... Ains Alf, me has decepcionado ¿eh? muy mal muy mal... En fin, voy a seguir con los churros (que me gustan, vale lo reconozco) y mmmmmm el pocholateeeeeeee mmmmmmmmm (vas a sospechar que adoro el chocolate, jejejeje)

Besitosssssss

Alfor dijo...

Botas, no faltaría más. Para los palabros de libro de recetas tenemos a los pijoteros. Yo ya sabes que no voy por ahí.

Lo de la tele española, pues qué te voy a decir, si no la veo ni en España.

BAR, entre tú y yo, resulta que precisamente la paella me sale fatal. Por otra parte, aquí hay varios que han intentado poner restaurantes de cocina española y, por lo general, fracasan. La mejicana, curiosamente, es más popular.

Esther, lo de los buñuelos me parece bien... pero no se hacen con calabaza, sino con patata, al menos en mi pueblo. Tú sigue a la escucha, y verás recetas muy, pero que muy autóctonas.

Y sí, los churros son españoles a carta cabal, y además están de muerte.