viernes, 25 de septiembre de 2015

El chiste del borracho

En España se cuenta de vez en cuanto un chiste viejísimo.

Un borracho, de noche, está buscando algo junto a una farola. Se le acerca un vecino y le dice:

- Juan, ¿qué te pasa?

- He perdido las llaves, y no puedo entrar en casa.

- Pues te ayudo a buscarlas.

Se pasan un buen rato buscando, y las llaves no aparecen. El vecino, al final, dice:

- Juan, ¿las perdiste aquí?

- Ah, no, las perdí allá, debajo del banco.

- ¿Y qué hacemos media hora buscando aquí, animal?

- Es que aquí hay más luz.

* * *

En Bélgica, podríamos variarlo ligeramente.

- Juan, ¿dónde vas?

- He quedado con Pedro a las ocho aquí al lado.

- ¿A las ocho? ¿Y dónde vas ahora, si son las cinco?

- Es que ahora no llueve.