domingo, 14 de noviembre de 2010

El nombre de la peña

Hace poco, el Gobierno de España nos ha vuelto a meter a los españoles amantes de la Tradición el miedo en el cuerpo, al amenazar con cambiar una vez más la legislación civil para exigir acuerdo entre los progenitores (A y B, creo que se llaman) en cuál de los apellidos (el del padre o el de la madre... digoooo... progenitores A y B) debe transmitirse en primer lugar a los hijos del matrimonio (o lo que sea), y dando por bueno el orden alfabético en caso de desacuerdo. Al margen de llevarse las manos a la cabeza por esta nueva reforma, sobre cuya necesidad no había oído pronunciarse a nadie y que promete proveer de nuevas formas de discusión a los españoles, como si ya no fuera suficiente con ponerse de acuerdo en qué nombre poner a las criaturas, no estará de más echar un vistazo a cómo se resuelven estas cosas por aquí.

Ya debe hacer mucho tiempo que tenía pendiente una entrada sobre los apellidos rusos, y va llegando el momento de tocar este asunto. Y es que los nombres de las personas, en Rusia y en la mayoría de los países de la antigua Unión Soviética, no son como en España; ciertamente, constan de tres palabras, pero no son nombre, primer apellido (el primero del padre, en España) y segundo apellido (que equivale, hoy en día, al primero de la madre), sino nombre, patronímico y apellido.

El nombre es equivalente al nombre de pila español. No sé si hoy en día sigue llamándose en España "de pila" al nombre. Seguramente sí, porque esa pila es la bautismal, y en España la gente sigue bautizándose en su gran mayoría, incluso los que son hijos de padres descreídos, ateorros y desorientados. O sólo hijos sólo de madre, sin padre conocido, que con eso de que las ciencias adelanten que es una barbaridad, hay madres que ya prescinden del padre, y alguna incluso ha llegado muy alto en cierto partido político español que pasa por conservador y supongo que habrá bautizado a su vástago. El caso es que nombre español y nombre ruso son la misma cosa con pequeñas diferencias, como que en España es habitual tener dos nombres, como José Luis (Rodríguez Zapatero, sin ir más lejos) o José María (Aznar López, antecesor del anterior), o hasta Juan Carlos (de Borbón y Borbón, Su Excelencia el Jefe del Estado). En Rusia, no. En Rusia nadie tiene más de un nombre. Te llamas Vladimir (Putin) o Dmitri (Medvedev). Y punto.

El patronímico ruso, en cambio, no existe en España. Hubo algo muy parecido hace la tira de tiempo, cuando nuestros antepasados se las tenían tiesas con los moros desde sus reductos de la cordillera cantábrica o los valles pirenaicos. Por ejemplo, si veis, es un decir, la lista de los reyes de Pamplona, veréis que aparece Sancho Garcés I, cuyo hijo y sucesor fue García Sánchez I. Ese "Sánchez" de García I indica que el padre del rey se llamaba Sancho, y es un patronímico. No era el apellido del rey (que era de la dinastía Jimena, si no recuerdo mal). Y ahí está el origen de tantos apellidos de origen castellano o navarro que terminan en "-ez" y su equivalente catalán o valenciano en "-is".

El patronímico ruso es exactamente eso. Indica cómo se llama el padre de uno. Por ejemplo, si te llamas Vladimir Vladimirovich (como Putin), eso quiere decir que no sólo tú, sino que también tu padre se llama Vladimir. Para las mujeres, es casi igual, pero la terminación cambia. Si te llamas Galina Sergueyevna Ivanova, tu padre se llama (o llamaba) Serguey. Es sencillo de formar. Basta en la mayoría de los casos, con tomar la raíz del nombre (Borís, pongamos por caso), agregarle un "-ov" (a veces es "-ev") detrás, con lo que nos ponemos en "Borisov", y luego, para hombres, le metemos un "-ich" (Borisovich) y para mujeres un "-na" (Borisovna). Podéis jugar en casa. Así, por ejemplo, mis hijos son "Alforovich", en el caso de Ame, y "Alforovna" en el caso de Abi y Ro.

¿Y no se puede elegir el matronímico, en lugar del patronímico? No, señor. Al menos, mientras los equivalentes a doña Leire Pajín y su amiguita Bibiana, y toda la caterva de bichos que lían el panorama en nuestra casa, no lleguen al poder en Rusia, y parece que, para bien de Rusia, eso no va a ser mañana. No. El matronímico no existe, y no me preguntéis, porque no tengo ni idea, qué hubiera hecho la señora De Cospedal de haberse quedado en estado aquí, de padre anónimo. Supongo que el patronímico sería "Invítrovich" o algo así. Así que las feministas españolas podrán berrear lo que quieran, pero el nombre en Rusia de sus vástagos (o vástagas) carecerá de toda referencia a su madre. Además, gramaticalmente da escalofríos pensar en "Natalievich" o "Galinovna".

Y ahora llegan los apellidos, que son muy parecidos a los primeros apellidos españoles. Pero, como se hace tarde, lo dejo para la próxima.

4 comentarios:

Antonio J. dijo...

En mi Libro de Familia (esa cosa tan fea, inútil, escrita a mano y con forma de pasaporte antiguo) figura mi mujer como hija de Iosifovich y Sergeyevna. Supongo que la del Registro Civil no tenía ni pajolera de nombres y apellidos rusos, así que decidió tirar de lógica (española). En el pasaporte de mis suegros figura, por este orden, su apellido, su nombre y su patronímico.
La del Registro Civil "dedujo" que la primera palabra debía ser el primer apellido y acertó. Luego, al ver la segunda palabra intuyó que se trataba del segundo apellido, así que sólo quedaba la posibilidad de que el nombre de pila fuera ese tercer palabro extraño.

javier dijo...

Porfa, no te olvides del por qué de los apellidos Popova u Orlova, que me tincan que tienen que ver con el estado civil de la susodicha, pero que no me atrevería ahora mismo a enunciarlo.

Alfor dijo...

Antonio J, bienvenido. Bueno, ten en cuenta que, en su día, cuando la señora del Registro civil que os atendió hizo su oposición, Rusia era el enemigo culpable. Igual ahora hasta les meten en el temario y todo los apellidos guiris ¡Que tenemos un 10% de población extranjera!

Javier, no tenía pensado darles un tratamiento especial. Supogo que algún antepasado de "Popov" fue sacerdote (ya sabes que aquí se casan y tienen hijos), o sea, "pope". "Orlov" es un apellido noble, equivalente a "Aguilar" en español. "Oryol", que es de donde viene, quiere decir "águila".

danferesp dijo...

A mí, lo que me llama la atención es la progresiva pérdida de los apellidos "vulgares y corrientes", especialmentesi te metes en política... Rodriguez Zapatero es sólo Zapatero, Pérez Rubalcaba es sólo Rubalcaba, etc.
Podríamos pensar que es un complot feminista sólo para cargarse el apellido "paterno", pero no, la prueba está en que Miguel Herrero y Rodriguez de Miñon `pasó a ser Herrero de Miñón.... vamos que van a por los Rodríguez, Pérez, Fernández, y García de toda la vida.
Aquí se llevan muchos años ya obviando los registros y cada cual se llama (O le llaman) como les da la gana...
saludos