viernes, 25 de junio de 2010

El cumple de Ame (II): Llegan los invitados

Viene de aquí.

El primero en llegar fue Hans, que es muy pequeñito. Yo me alegré mucho, porque Hans es mi amigo y porque además es muy flojito. Por un momento pensé que el que venía era Jun-Zhe. Jun-Zhe es muy fuerte y un poco bruto y a lo mejor él sí que podría romper la casa y eso a mi papá no le gustaría.

El papá de Hans no es ruso. Es de un país que se llama Holanda y donde seguro que hay muchas olas. Se puso a hablar con mis papás en un idioma raro que debe ser el que hablan allí y yo no entendía nada. Se rieron todos mucho y luego se fue, dejando a Hans. Hans me había traído un regalo. Era precisamente un transformer, como yo había dicho. Qué bien. Me puse muy contento.

Ya íbamos a pasar al salón, cuando volvió a sonar el timbre. A lo mejor era Jun-Zhe, así que Hans y yo nos fuimos corriendo al salón para que no nos viera enseguida, pero era Timofei. Timofei es muy buen chico. Vino con su mamá. Mis papás le preguntaron a su mamá si no quería quedarse, y la mamá de Timofei dijo que sí. Mis papás se miraron entre ellos, como si estuvieran sorprendidos de que se quedara. Es verdad que los papás de los niños no se quedan casi nunca, pero, si no querían que se quedara, yo no sé por qué mis papás le invitaron a quedarse.

La mamá de Timofei dijo a mis papás que eran unos valientes por organizar una fiesta de cumpleaños con niños en casa. Yo, de mayor, también organizaré fiestas de cumpleaños en mi casa, porque quiero ser tan valiente como mis papás.

Y también me habían traído un regalo. También era un transformer. Qué bien. Con éste ya tengo cuatro.

La mamá de Timofei se sentó en el sofá del salón y parecía que no estaba muy cómoda. Mi mamá le ofreció té, pero dijo que todavía no quería. Mi papá y mi mamá corrían llevando cosas de un lado a otro, Abi y Ro (que son mis hermanas) estaban hablando de cómo organizar el juego que tenían previsto. Hans y Timofei estaban discutiendo. Yo jugaba con el transformer que mi papá me había abierto. Nos lo estábamos pasando muy bien.

Llamaron otra vez a la puerta, y era Jun-Zhe, y además llegó Mirón al mismo tiempo. Los papás de Jun-Zhe son chinos, de China, y Jun-Zhe también. Cuando llegó, Jun-Zhe sólo hablaba chino y nos pegaba a todos. Ahora ya habla ruso y nos sigue pegando a todos. El papá de Jun-Zhe tuvo que venir un día a pedir perdón a casa porque Jun-Zhe me había pegado en un ojo y me lo había dejado de color azul, así que mi papá y el de Jun-Zhe ya se conocían y se saludaron cuando se vieron. Mi papá no habla chino, y el papá de Jun-Zhe no habla valenciano, así que movieron mucho las manos y las cabezas mientras sonreían y al final el papá de Jun-Zhe se fue. Mi papá miró fijamente a Jun-Zhe, le puso las manos en los hombros, apretó un poco y le dijo muy lentamente, en ruso, que esperaba que se portara bien. Estaba muy serio mi papá, y yo creo que Jun-Zhe se asustó un poquito. Pero yo le dije que mi papá era muy gracioso y estaba de broma y ya se calmó. Mi papá me miró y lanzó un suspiro mirando al cielo. Parecía cansado, mi papá.

Ah, se me olvidaba decir que Jun-Zhe me había traído un regalo. No adivinaréis nunca lo que era ¡Era un transformer!

Luego llegó Sonia. Sonia es una niña, es mi vecina, y a veces va a la guardería y otros días no va. Su mamá y su papá vienen muchas veces a casa y nosotros vamos muchas veces a la suya. Vino con su mamá, que la dejó y preguntó si no había ninguna niña más, pero entonces llegaron Abi y Ro y se la llevaron. Yo me quede mirando el regalo que me había traído, que era un transformer.

Y luego llegó Anya con su mamá. Yo hubiera invitado a Masha Trunina, pero no podía venir, así que invité a Anya, que también es muy simpática. Llevaba un vestido bastante bonito, pero, claro, con esos vestidos seguro que no se puede jugar con los transformers o hacer el bruto con Jun-Zhe. Anya me trajo un transformer, y además una tarjeta muy bonita que había pintado ella misma y en la que me deseaba feliz cumpleaños. Es maja, Anya. Mis papás se quedaron con su mamá diciendo lo bonita que era la tarjeta y su mamá se puso a sonreír. La tarjeta creo que la pusieron en algún sitio, pero no sé dónde. Yo cogí el transformer que me había traído y me fui al salón.

El último que llegó fue Yasha. Yasha es el vecino con el que siempre juego y además va a mi guardería. Es un poco más gordito que yo y suele traerlo su hermano mayor. Trajo una PSP y yo pensé que me la iba a regalar, pero no. La PSP la había traído para jugar él. A mí me regaló un transformer.

Y ya habíamos llegado todos. Qué bien. La fiesta podía comenzar.

6 comentarios:

Orayo dijo...

¿La moraleja de la historia es "cuidado con lo que deseas"? Por lo de los transformers...

Oye, creo que hay una errata. Nombras a Mirón antes de que llegue al cumpleaños. ¿Será Timofei el que discutía con Hans?

salu2!

Bejemote dijo...

Jajaja joder, menudos nombres te has inventado. Grande Ame como siempre.

miguel dijo...

Fantástico Ame! Me hubiera gustado ver a todos los invitados. El próximo cumple dile a papá que os haga fotos para conoceros a todos mejor. Saludos y gracias por contarnoslo.

Esther Hhhh dijo...

Hola Alfito,

Iba a hacerte la misma reseña que Orayo, pero como ya te la han hecho, pues eso, ya lo sabes, jejeje...

Esta fiesta empieza a prometer, por cierto, ve con cuidado porque como los transformer tomen vida, vais a tener un problema gordo, ¡¡¡Eso ya se puede considerar casi un ejército!!! jajajaa...

Felicita a Ame de mi parte. Y dile que es muy bueno contando historias, mejor incluso que tú ;-P

Por cierto, finalmente he aprobado todo (todo a lo que me presenté) en la asignatura del día que nos vimos, finalmente he sacado un 7'4. No está mal ¿eh? Había un error en una de las questiones, la que te pregunté si sabías como calcularla, que no me daba por ningún lado... Claro que no daba, como que el resultado correcto no estaba entre las opciones de respuesta. ¿Y tú que tal?¿Has dejado alguna matrícula para los demás?

Besitos, felicidades para Ame y más besos para Alfina, Abi y Ro

Babunita dijo...

Un gran observador Ame... con lo de la mama de Timofey.

Alfor dijo...

Orayo, durante un día, la casa parecía un escenario de la guerra de las galaxias, con tanto transformer suelto.

Y lo de la errata es realmente así. Ya lo corrijo. Este Ame...

Bejemote, ¿inventado? ¡Qué va! Si se llaman así todos en realidad.

Miguel, no, si fotos ya hice. Lo que pasa es que lo de publicar fotos de personas en esta bitácora sólo se lleva en casos excepcionales y con antifaz.

Esterita, enhorabuena por las notas. Por mi parte, yo siempre soy muy generoso con las matrículas, que sistemáticamente dejo libres para que los demás se las ganen.

Babunita, es que, en Rusia, que los padres se queden a una fiesta de cumpleaños es totalmente insólito. Normalmente lo perciben como un par de horas de libertad e independencia.