viernes, 18 de junio de 2010

El cumple de Ame (I)

Hola.

Me llamo Ame, y soy un niño.

Hace unos meses conté algunas cosas que me pasaban.

Mi papá dice que las puso en el ordenador y que la gente las leyó y que les gustaron mucho. Ahora voy a contar lo que pasó el día de mi cumpleaños.

Dije a mis papás que quería hacer una fiesta en casa y que quería invitar a mis amigos. Mi mamá dijo que bueno. Mi papá la miró y no dijo nada. No pasa nada, porque mi papá hace siempre lo que quiere mi mamá, menos cuando mi mamá quiere ir a la playa en España y mi papá no va y vamos todos los demás y él se queda trabajando en Moscú. Pero las demás veces mi papá hace lo que dice mi mamá, así que seguro que iba a haber fiesta de cumpleaños.

Normalmente las fiestas de cumpleaños son en sitios fuera de las casas. Eso es porque las casas de los niños son pequeñas casi siempre, pero es mejor hacer las fiestas en casa, porque ahí están todos los juguetes y es más guay. Le pregunté a papá por qué no hace la gente fiestas en su casa, aunque sea pequeña. Mi papá dijo que a la gente le gusta su casa y que quiere conservarla entera y ordenada. Yo creo que la gente es muy rara. Después de las fiestas a las que he ido yo, las casas seguían enteras. Lo dice como si fuera fácil romper casas.

Una semana antes de la fiesta, les dije a mis amigos del parvulario que había una fiesta y que vinieran. Jun Zhe dijo que vendría, y yo me asusté un poco, porque Jun Zhe es un poco bruto, además de muy fuerte, y a lo mejor sí que podía romper nuestra casa y eso a mi papá no le gustaría. Pero luego me olvidé del susto.

Hans, que es muy pequeñito, también dijo que vendría. Y Mirón. Y Artyom. Y Yasha y Sonia, que van al parvulario y además son mis vecinos. Masha Trunina, que era mi novia, tenía que irse y no podía venir, así que invité a Anya, que también es muy simpática. Dijo que sí podía venir. Menos mal, porque, si no venía ninguna niña más, Sonia se aburriría y todo serían problemas.

La mamá de uno de mis compañeros, no me acuerdo muy bien quién era, me preguntó qué quería que me regalasen. Pensé un poco, pero muy poco, porque enseguida le dije que estaría bien un transformer. Porque sólo tengo dos, y me gustan mucho.

Antes de la fiesta todo el mundo en casa se puso a trabajar. Mi papá compró chuches, globos, regalitos y cositas para comer; mi niñera hizo una tarta de cumpleaños muy chula; mi mamá se puso a preparar comida; y Abi y Ro (que son mis hermanas, creo que no lo había dicho aún) le dijeron a mi mamá que iban a preparar juegos para entretener a los niños. Son majas, Abi y Ro. Bueno, menos cuando me molestan y no me dejan que pase a su habitación cuando se están cambiando de ropa, y no es justo, porque yo también quiero jugar. Abi y Ro se pusieron a preparar por toda la casa una cosa que se llama "gymkhana". Con tantos preparativos, yo no tenía con quien jugar y era todo muy aburrido, pero parece que la fiesta iba a salir bien. Claro que yo era todavía pequeñito, aunque por la mañana había cumplido un año más y me había hecho mayor; pero, como todavía era pequeñito, me fui a mi habitación y me puse a jugar con mis dos transformers mientras los demás preparaban la fiesta. Para no molestarles.

Entonces, sonó el timbre. Eso es que la fiesta iba a comenzar, así que bajé a ver quién había venido.

6 comentarios:

Aurelio Llorente dijo...

Siiiiii, por fin ha vuelto Ame...

Babunita dijo...

Su hijo tiene muy claro el poder de Las Madres. Como le extrañabamos!!

Bejemote dijo...

Le hemos echado de menos, tú también escribes genial Alfor, pero es que Ame tiene un toque especial.

miguel dijo...

Ame estoy deseando saber ´quienes llegaron a tu cumple y cómo te lo pasaste. Qué regalos te llevaron? Dile a papá que no le entre la "cháchara" y que nos cuente lo que tu le quieras decir, porque eres "guay" de Paraguay! Feliz cumple!!

Aigor dijo...

Feliz cumple, Ame!!

Alfor dijo...

Aurelio, a ver si viene con frecuencia.

Babunita, bienvenida. Y, sí, lo tiene clarísimo.

Bejemote, está bien. Me resigno a que la estrella sea él. :D

Miguel, ya se lo diré, ya. Pero, como ahora está de vacaciones, se hace el remolón.

Aigor, ya se las paso, ya.