miércoles, 21 de octubre de 2009

Prensa económica

Hemos llegado a tal punto, que el correo postal de toda la vida ya está completamente en desuso y, si uno recibe alguna carta, puede decirse con casi total seguridad que no es de un amigo suyo, sino de alguien que le quiere vender algo, del banco, o de la compañía de la luz. Yo aún recuerdo, no hace tantos años, cuando estudiaba en Alemania y miraba a mi casilla de correo con ansiedad para comprobar si alguien se había acordado de mí una semana antes y me había enviado unas líneas, y el alegrón que me llevaba cuando era así.

Ahora, la inmediatez del correo electrónico ha dejado para el postal las misivas más insulsas, con lo que no es de extrañar que lo miremos con desdén, pero he aquí que, incluso en esta situación, es posible entresacar algo de provecho.

Tomándome, probablemente, por quien no soy, un tal Anton Kapaev ha decidido enviarme una carta participándome la posibilidad de suscribirme a una prestigiosa publicación mensual, llamada "Generalny Direktor" (que, casi diría que obviamente, significa "Director general"), para gente que parte el bacalao o, al menos, que cree que lo parte. Vamos, como decían los geniales Luthiers, para gente que frecuenta el éxito como una costumbre más.

La revista en cuestión, contra lo que es habitual en las publicaciones rusas, que son por lo general bastante baratas, cuesta lo suyo. La suscripción de medio año sale por casi siete mil rublos, que, al cambio, son ciento sesenta eurazos. Cada número, y eso en régimen de suscripción, se planta en veinticinco euros largos.

A pesar de eso, estoy tentado de suscribirme. Y es que, en España, la prensa económica, no sé, "Cinco Días", "Negocio", y todos ésos, la verdad es que son bastante banales. No hay apenas sangre, y dan un montón de cosas por sabidas. No así en "Generalny Direktor", revista en que la formación de los astutos pero a veces incultos empresarios rusos es una prioridad. Y así, junto con la oferta de suscripción, han enviado un plan de publicaciones para los primeros meses de 2010 que, por lo menos, llama la atención en la forma como intentan llenar desde una perspectiva práctica las lagunas de formación del empresariado local. Y así, hay temas como, entre otros, los siguientes, que dicen mucho del clima de negocios (y del clima laboral) en este bendito país:

Cómo estimular a los trabajadores que desempeñan un trabajo mal pagado. (Entiendo que no se refieren a subirles el sueldo. Sería demasiado fácil)

Cómo motivar al personal cuando hay que retrasar el pago del salario. (Probablemente el artículo hará hincapié en que el director general no vaya al trabajo en su Lexus ni haga pasar por el taller al sumiller que le sirve el Petrus)

Cómo "conectar" radio macuto. (Supongo que es suficiente con pagarle a uno solo de los trabajadores los salarios atrasados para que empiece a chismorrear sobre las insidias de los desagradecidos que murmuran del jefe sólo por medio añito de nada de retraso en el pago del sueldo)

Qué hacer, si los trabajadores clave de la empresa se están yendo a la competencia y los clientes se van con ellos. (¿Matarlos?)

Qué hacer, si los oficiales de justicia no aprehenden a los deudores de uno ni confiscan sus cuentas bancarias. (Vaya por Dios, ahí hay uno que les ha sobornado más todavía...)

¿Va usted a comprar a un competidor en dificultades? Qué hay que comprobar para no comprar mal. (Toma curso de "due diligence" a la rusa. Lástima que el artículo no esté accesible, porque sería digno de leerse)

Cómo conservar a los trabajadores valiosos si no es posible pagarles el salario de mercado. (Ufff, prefiero no saberlo, pero creo que he de evitar que mi jefe lea este artículo si pretendo seguir ignorando los métodos que recomienda)

Maquinaciones en los contratos públicos: qué debe saber un Director General que quiere ganar un concurso con la administración. (Naaaada... un poco de plomo para los competidores y un poco de "mantequilla" para el que tome la decisión, y a cobrar.)

Qué hacer si el deudor de uno se declara en quiebra y se lleva los activos de la empresa. (Digo yo que, de momento, romperle las piernas, pero sin hacerle mucho daño. Luego, ya se verá.).

Qué hacer si los funcionarios son una pesadilla para el negocio. (Siempre se puede "estimular" a un funcionario de más rango. Ya se sabe que no hay mejor cuña que la de la misma madera)

Cómo solucionar un conflicto con la inspección tributaria sin llegar a juicio. (Hombre, ¡si los propios inspectores ya te dicen cuál es la "forma" de evitar molestos juicios! Es un poco difícil de justificar contablemente, pero bueno, después de todo son ellos mismos quienes tienen que revisarlo)

Qué cambios en la legislación tributaria entran en vigor en 2010 y, por ello, debe conocer el Director General. (Ninguno. Si el director ha asimilado bien el punto anterior, no hay problema.)


Después de leer ésta lista, creo que me voy a borrar de leer la prensa económica española. Me aburre.

3 comentarios:

Obocelibel dijo...

Lo que más me impresiona del trabajador ruso es la metamorfosis que experimenta cuando se le promociona.
En nuestro caso, novatos en el mercado local ruso, al principio de nuestro proyecto, a las personas que hemos detectado que se integran bien con nosotros, les hemos promocionado para que se hagan cargo de un trabajo como "Jefe de ...". ¡¡¡ Que hemos hecho !!! Automaticamente se les cae el lapiz de la mano y ya necesitan cientos de recursos por debajo de ellos porque, desde luego, no pueden hacer nada que no sea dirigir.
Cierto que hay excepciones pero... en la mayor parte de los casos impresiona el cambio. ¿Hay algún articulo que trate eso? Me apunto a la subscripción :)

Bruno dijo...

http://www.sovross.ru/modules.php?name=News&file=article&sid=56330


Una vez mas te invito a que leas esas lineas...¿podra ser de una buena vez por todas que esta gente deje de pensar que hay un complot mundial contra Rusia? Aunque me parece que el analisis no esta muy lejos de la realidad, me cuesta creer en la bondad de OTAN y del mismo cerdo imperialista.

Con respecto a tu post: me parece que en Rusia hay cada dia mas caciques y nos estamos quedando sin indios.

Post anterior: Ivan es ruso, hay que entenderlo.
Crimen y Castigo... que hermoso libro!

Alfor dijo...

Obocelibel, ésa es muy buena. Y, además, es la pura verdad. A mí otra cosa que me impresiona es cómo gente que era bastante normal deja de relacionarse con sus antiguos compañeros en cuando la ascienden. Se lo tienen creidísimo.

Bruno, lo del artículo que citas es la pera. Pero bueno, cada cual supongo que piensa que es el más importante del mundo y que todo el mundo está pendiente de él. En Ucrania hay quien piensa que son la tercera potencia mundial después de EEUU y Rusia.

Bueno, y en España tampoco somos mancos: hay quien cree que nuestro presidente del Gobierno provoca conjunciones planetarias.