miércoles, 5 de noviembre de 2008

Con las zorras

El equipo de baloncesto femenino de Ekaterimburgo son las zorras. Menos risitas, que en ruso no suena exactamente igual que en otros idiomas, especialmente en castellano.

Se llaman las zorras no por lo que estáis pensando, no, ni tampoco porque sus animadoras, ésas de la foto de la izquierda, se dediquen todo el partido a dar saltitos y gritar mientras el equipo contrario intenta atacar o lanzar tiros libres, y las del equipo contrario les hayan puesto ese apodo.

Es más sencillo: se llaman las zorras porque su mascota es realmente una zorra.

Ahí tenemos a la mascota. En realidad, cuando terminó el partido, descubrimos que la zorra en realidad era un impostor, porque nos cruzamos con ella en los pasillos de salida del estadio y resultó que era un chaval rubio que se quitó la cabeza postiza de zorra y estaba sudando como un pollo, el pobre.

Al lado tenemos a la supuesta mascota del equipo visitante. El equipo visitante era nada menos que el campeón español, el Ros Casares Valencia, que no sabía yo que tuviera mascota alguna, pero que se ve que le pusieron una para hacer compañía al impostor que hacía de zorra. También estaba por allí alguien disfrazado de Bob Esponja y algún otro al que no reconocí. La verdad es que marcha había toda la que hiciera falta.

¿Y cómo es que un equipo de baloncesto femenino atrae a tantísima gente? El campo estaba lleno, con una afición la mar de ruidosa, y el ambiente era tremendo. Estoy seguro de que en España no hay un sólo equipo de baloncesto femenino con una afición ni remotamente tan numerosa como la de las zorras.
Bueno, pues parece que el único equipo decente de todo Ekaterimburgo es ése. Ni fútbol ni baloncesto masculino, ni nada de nada... pero, eso sí, en baloncesto femenino son las número uno.

El partido terminó bien para el equipo local. Después de ir perdiendo, incluso por bastante diferencia, lograron remontar en el tercer cuarto y ponerse por delante en el cuarto. En el último segundo las valencianas lograron empatar, pero en la prórroga ya no hubo nada que hacer y las zorras se impusieron con relativa sencillez. El público estaba encantado. Bueno, excepto ese individuo de la foto con el pañuelo palestino, que parece salido de una herriko taberna y que, cruzado de brazos y con el rictus ceñudo, no parece compartir la alegría del resto de la gente.

Si miráis eso que lleva en la mano, seguro que adivináis el porqué de su cabreo.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

canal 9!!!! noooo, me derritoooo

Ariston dijo...

Pues la línea editorial de Canal 9 no es precisamente la de los que llevan el palestino al cuello.

Alfor dijo...

Anónimo, ojo con esos golpes de calor.

Ariston, quizá fuera un impostor, como la propia zorra. Total, ya puestos.

Esther Hhhh dijo...

Pobret, encima de enviado especial en Rusia, va y ve perder al Ros Casares, aaaaish...

Besitos

John Keatss dijo...

a lo mejor te interesa este blog: http://descargasbasket.blogspot.com/
ya que has comentado que te gusta el basket y hay partidos clásicos de la urss. Un saludo