domingo, 29 de julio de 2007

Corriendo junto a la playa

La novia blanca, Gelendzhik, amaneció con un cielo totalmente despejado. A las siete de la mañana me calcé las zapatillas y salí a correr al aire libre después de mucho tiempo, en dirección al faro.

Tras la ruidosa juerga de la víspera, la ciudad estaba en calma sólo hasta cierto punto. A una hora tan temprana en España únicamente estarían en activo las brigadas de limpieza; allí no solamente lo estaban (la ciudad esta infinitamente más limpia que Moscú), sino que ya había gente bañándose en la playa, y en mi camino hasta el faro, sin forzar, me crucé con otros tres corredores.

- Bueno, los que se bañan son gente que vive en Gelendzhik todo el año y que luego tienen que trabajar. Por eso aprovechan la hora más temprana de la mañana para ir a la playa -dijo a mi pregunta uno de mis anfitriones.
- ¿Sabe lo que es más duro en Gelendzhik? -preguntó otro.
- No -dije.
- Ir a trabajar y ver a tanta gente que ha venido aquí a no hacer NADA.

Me reí. Después de todo, en muchos sitios de España estamos más o menos en las mismas.

- Entonces, ahora, ¿vamos a Anapa?
- En Anapa, pasa lo mismo. Uno va a trabajar, y toda la gente está de vacaciones divirtiéndose. Es insoportable -dijo en broma.

Dejamos atrás a la novia blanca. Todavía me queda correr hasta la otra punta de la bahía, pero eso lo dejo para la próxima vez que venga por aquí, lo cual me asegura hasta cierto punto que habrá próxima vez. Y es que hay casos en que es de recibo, con tal de volver, dejarse algo pendiente.

4 comentarios:

Esther Hhhh dijo...

Madre del Amor Hermoso, Alf. Hace tiempo que no vienes por esta playa que tengo cerca ¿verdad? Aquí, a las siete de la mañana ya hace un rato que pasaron las brigadas de limpieza y la playa empieza a parecer un campo de setas: Toooooodoooo lleno de sombrillas, perfectamente colocadas en los mejores sitios, pero sin sus correspondientes dueños. La cosa es la siguiente: Los habitantes de la capital, creyéndose dueños de toda España, y por supuesto de esta playa, han optado por reservar sitio en la playa. Si si, tal y como lo oyes. Así que a las seis y media o las siete (algunos dormilones a las ocho) envian al abuelo (eso si no lo han dejado "olvidado" en la gasolinera) a plantar la seta-sombrilla y lo dejan vigilando cerca, por si a algún lugareño se le ocurre la idea de quitarla, alegando que la playa es de todos. Y allí dejan al abuelo o abuela en cuestión, hasta que el miembro más joven de la familia le releva. Luego llega la tropa entera, con sus neveras, sus sillas, sus trastos y su contaminación acústica, ah, y por supuesto, su basura, porque yo creo que dejan más basura que lo que buenamente cabe en esas neveritas...
Fijate, Alf, lo grande y bonita que es esta playa, y yo ya ni me acerco, no vaya a ser que me denuncien por uso indebido de la arena, o por hablar valenciano, o por no ir besándoles los pies porque claro, aquí la gente vive gracias a ellos... Ainssssss, que ganitas de que llegue septiembre y se los lleve a todos de una vez.

Besitosssssss

PD: Creo que la oficina de la guardia costera está atestada de denuncias de madrileños por la plaga de medusas, jejejejejejeje.... No si aún tendremos que pagar multa.

Alfor dijo...

Esther, Gandía no sé, pero esta mañana he estado en la Malvarrosa bien tempranito y no he visto a ningún anciano vigilando sombrillas. De hecho, nos hemos colocado a dos metros del agua, y no más cerca porque ya parecía arriesgado.

Y sí se oía a gente (además de a nosotros) hablar en valenciano, ya lo creo. Casi más que en Cullera, que es donde solía ir.

Eso sí, a las once y media ya estábamos recogiendo, así que no sé si luego llegaron los madrileños. Bueno, teniendo en cuenta que, de los cuatro que fuimos, tres han nacido en Madrid, aunque hablen valenciano, quizá es que los madrileños éramos nosotros. Pero te aseguro que no dejamos el menor desperdicio e incluso aplanamos la arena donde habíamos estado jugando, no fuera después a tropezar alguien.

Somos así, las familias 50% madrileñas, 50% valencianas.

Esther Hhhh dijo...

En la Malva no hay madrileños Alfito, los madrileños invaden Gandia, básicamente, y a veces se extienden a los aledaños.

Besitossss

Alfina dijo...

Alf, creo que estas en minoria en este caso... 1/5 valenciano en esta familia...
;-)))
Anda, no me hagas hablar que me tienes contenta con el billetito