domingo, 8 de abril de 2007

En Alemania

El largo fin de semana ha conducido mis pasos pecadores hacia la Alemania profunda, allí donde pasé parte de mis años en la universidad, visitando a unos amigos. La verdad es que la cosa ha cambiado muchísimo desde entonces; primero, porque ya no soy tan estudiante (sigo siéndolo, pero no a tiempo completo) y se nota; en segundo lugar, porque los precios parece que son los mismos, pero antes estaban en marcos y ahora están en euros: los han doblado; en tercer lugar, porque mi alemán, que ha conocido mejores tiempos, está algo oxidado.

Y en cuarto lugar, porque no es tan sencillo como podría parecer encontrar alemanes en Alemania. Eso era antes.

Llegamos al hotel de Düsseldorf, primera etapa del viaje, nos fuimos derechos a dormir y al día siguiente nos levantamos a desayunar, con ánimo de ver algo de la ciudad y proseguir camino. La señora que atendía el desayuno nos saludó con un educado "Guten Morgen", al que respondimos de la misma manera, antes de servirnos.

En esto, oímos una conversación en ruso justo en el mismo sitio desde el que había procedido el "Guten Morgen" anterior. Como no encontrábamos vasos, aproveché para levantarme y le pregunté a la señora, pero esta vez en ruso, dónde podría encontrarlos. La señora estaba hablando con una chica y, evidentemente, no esperaba que un huésped tan guiri como yo le hablara en ruso. La chica, no menos sorprendida, miró a la señora, que, superado el pasmo, se levantó y nos enseñó, en ruso nativo, dónde encontrarlo todo.

Eso rompió el hielo, así que luego nos permitimos pedir algún favor y confraternizar mejor. Resultó que la señora era rusa, y la chica era georgiana y era su primer día de prácticas en el hotel. Y no eran los únicos, ya que, más adelante, paseando por la Altstadt de Düsseldorf, también se oía ruso literalmente cada dos por tres; entre eso, y los marroquíes, que eran legión, incluso resultaba difícil pensar que estábamos en Alemania, si no fuera porque todo estaba limpio, ordenado, no había papeles por el suelo y había un Döner Kebab en una esquina de cada dos y una tienda de productos biológicos en la esquina que los Döner Kebab dejaban libres.

7 comentarios:

Botas dijo...

Sí, ahora que lo dices, recuerdo que me llamó la atención ver tantísimos marroquíes en Düsseldorf. Por otra parte, no me sentía tan "en casa" desde que salí de Marruecos mismo, lo cual agradecí, disfrutando de un par de muy buenos restaurantes que, si bien no igualaban la calidad de mi querida y sacrificada asistenta de Rabat, sí que estaban a gran altura.
A todo esto, lo que me pregunté es porqué esa emigración a Alemania, habiendo tantos otros sitios mucho más acogedores...

Esther Hhhh dijo...

Döner kebab tipico de Alemania??
¿Pero eso no era de Turquía? Madre del Amor Hermoso, que lío de paises, uno ya no sabe donde está cuando viaja, pero bueno, dicen que la interculturalidad es buena...

Pero yo tengo una preguntita: ¿Si en Düsseldorf se oye ruso y árabe fundamentalmente ¿Dónde están los alemanes?

Besitosssssssss

BAR dijo...

En Méxicooooooo!!!! Aquí están todos..

Al menos al momento conozco 5 Alemanes con sus respectivas familias...

Es la globalización...que más?


Un beso

Alfina dijo...

Y Mallorca? No os olvideis de Mallorca que seguro que ahora la llaman Grosse K! (o similar)

Alfor dijo...

Botas, ¿que por qué la gente se va a Alemania? Mira la entrada siguiente y verás por qué.

Esther, no he estado en Turquía, pero dudo muchísimo que haya más Döner Kebab que en Alemania.

BAR, no sé, cinco familias en DF, como que parece poco. Si te consuela, en Moscú también viven muchos.

Alfina, ¿grosse K? ¿De dónde sale esa K? Una cosa es que medio mundo estemos de intercambio, y otra es que nos cambien el nombre a Majorka. Hasta ahí podíamos llegar.

Esther Hhhh dijo...

pues está claro Alf, la k sale del nombre, Alfina, muy aguda ahi, eh, jejejeje mira Alf, Mayor-k. Lo que no sé es por qué se escribe con LL. Una de dos, o es una reivindicación de una de nuestras letras autóctonas o pedazo falta de hortografía, jejejejejejeje.
Alf, en Turquía creo que hay bastante Döner entre otras cosas porque es algo de ellos, lo que pasa es que los turcos tan de reconquista ¿no lo sabías? jejeje

Alfina dijo...

Hombre Alf,
que precisamente tu no pilles mi chiste... sniff...
pues muy fácil: Kleine k y Grosse K
dos islas por lo que cuentan !maravillosas!