miércoles, 2 de abril de 2014

¿De dónde era Jruschov?

En la última entrada sobre Crimea, Inmi hace un comentario que me llama a una reflexión un poco más en profundidad sobre los orígenes de la persona que, en cierta medida, ha causado todo el pandemonium que se está montando en Ucrania, es decir, del antiguo secretario general del PCUS Nikita Jruschov.

Inmi dice, y dice bien, que Jruschov procedía de Kursk, y que, puesto que Kursk era (y sigue siendo) Rusia, entonces Jruschov es ruso.

Incluso podemos añadir algún dato más, que además es bastante relevante en la mentalidad eslava, y es que Jruschov era, además, étnicamente ruso. En España (menos en una parte muy concreta que quedó por romanizar suficientemente), eso de las etnias nos suena a chino, porque lo nuestro ha ido mezclarnos con todo quisqui que estuviera por la tarea, pero, al este del Rin y del Danubio, eso de la raza tiene su importancia.

Sin embargo, yo creo que Jruschov se puede considerar más ucraniano de lo que parece. De momento, es verdad que nació en la región de Kursk, en una aldea pegada al gobierno de Malorossiya (Ucrania, en lenguaje zarista), aunque del otro lado de la frontera, pero el hombre realmente se fue con catorce años a trabajar al Donbass (que sí es Ucrania, aunque, al paso que vamos, ya veremos por cuánto tiempo), que es donde había trabajo, y allí fue donde hizo su vida, donde ingreso en el Partido, donde luego fue secretario general del Partido comunista Ucraniano, donde purgó a casi todo bicho viviente, y de donde luego ya pasó a Moscú a desempeñar más altos destinos. Desde el punto de vista de los jerifaltes soviéticos de entonces, Jruschov era el secretario general del Partido comunista Ucraniano y, por tanto, ucraniano él mismo.

Desde el punto de vista de los ucranianos, evidentemente Jruschov es una de esas personas de las que es difícil estar demasiado orgulloso. Es el responsable directo de varias decenas de miles de asesinatos, muchos de ellos cerca de Moscú, cuando desempeñó un cargo de responsabilidad allí, que "ejecutó" con celo bastante concienzudo, y no pocos en Ucrania, cuando llegó a tal punto la velocidad de desaparición física de miembros del comité central del Partido, que los nombramientos no conseguían mantener semejante ritmo y se llegó al caso de no haber "quórum" suficiente para reunirse. En este sentido, el de ser una persona de la que nadie quiere ser compatriota, me recuerda a cierto general polaco (o no) que fue protagonista de un par de entradas (aquí y aquí).

Pero los hechos son tozudos. Decía Jordi Pujol, ex-presidente catalán, para justificar su campaña de propaganda "Sóm 6 millons", que "catalán es todo aquél que vive y trabaja en Cataluña". Siguiendo ese criterio, habrá que concluir que Jruschov, al menos en buena parte de su vida, sólo podía ser ucraniano, frente a un concepto que fija tu identidad irrevocablemente al lugar en el que hubieras nacido o, como mucho, al de origen de tus padres.

Y yo incluso diría que tiene más mérito elegir ser algo que serlo por no poder ser otra cosa ¿Qué era Carlos I de España y V de Alemania? Nació en Gante, su padre era alemán, a su madre casi ni la vio, y su lengua materna era el francés; sin embargo, eligió ser español, apredió español tarde, pero muy bien, y vino a morir y ser enterrado a España. Y en este caso es un orgullo.

Claro que el problema es que de esta manera también te salen compatriotas menos deseables. Desde el criterio del origen, Eduardo Zaplana sólo podría ser murciano cartagenero, pero todo el mundo piensa que es valenciano, porque primero fue alcalde de Benidorm y luego presidente valenciano, así que sólo puede ser valenciano, aunque no hable el valenciano, sino más bien lo destroce cuando se atreve a usarlo, y encima sea socio del Real Madrid. Qué le vamos a hacer.

Me temo, Inmi, que con Jruschov pasa lo mismo. Qué le vamos a hacer. :-)

4 comentarios:

José Manuel dijo...

Hace unas semanas venía una entrevista a Serguei Jruschov en la que hablaba de por qué su padre había cedido Crimea a Ucrania:
http://www.elmundo.es/internacional/2014/03/07/5319f135e2704e22248b457d.html

Fernando dijo...

En la URSS, y creo que todavía en la Federación Rusa, una cosa era el lugar de nacimiento y otra la nacionalidad. Uno podía ser ciudadano soviético de nacionalidad armenia o de nacionalidad hebrea (así tal cual) o de nacionalidad rusa. Los hijos heredaban la nacionalidad de los padres y en caso de que fueran de distinta nacionalidad debían elegir una de las dos al cumplir 18 años. El ejemplo de Zaplana no vale, en España nos regimos por el concepto de "vecindad administrativa", si estás empadronado en un municipio de Andalucía eres andaluz; así que Zaplana es valenciano, lo siento. Volviendo a Jrushchov, en algún sitio debe de poderse averiguar su nacionalidad.

Como anécdota te voy a contar lo que me dijo un amigo casado con una, digamos, ruso-ucraniana. Toda su familia era de Lvov (cuna del nacionalismo ucraniano más radical), pero sus padres habían emigrado a la entonces Leningrado (Lvov era y sigue siendo una zona pobre) donde ella nació. En varias ocasiones mi amigo y su mujer han visitado a su familia en Lvov. Me contó que tuvo en una ocasión una discusión muy fuerte con un tío de su mujer que se negaba a aceptar que Brezhnev era ucraniano. Cuando el nacionalismo se pone terco, no entra en razones.
Saludos

Alfor dijo...

José Manuel, no sé si Serguei Jruschov es una fuente muy imparcial, pero desde luego lo que dice es interesante.

Fernando, mmmmmm, la verdad es que no estoy muy de acuerdo. Bueno, en lo de que Zaplana es valenciano, sí, mal que me pese, pero en lo Jruschov como no ucraniano no tanto. De momento, avanzo que, en mi opinion, la traducción más usual del ruso национальность no es "nacionalidad" (eso es un falso amigo como una catedral), sino algo así como "etnicidad". en español, como sabemos, "nacionalidad" quiere decir otra cosa.

En cuanto a la etnicidad de Jruschov ("nacionalidad", en tu comentario), es perfectamente sabida: era ruso.

inmigrante dijo...

Entiendo perfectamente lo que dices, pero.... discrepo :) El joven Jruschev tampoco tenía mentalidad ucraniana, ni se consideraba ucraniano, ni lo consideraban ucraniano en el 1918, cuando Ucrania obtuvo su independencia y el poder lo tenían grupos nacionalistas, por lo cual Jruschev se escapó de Yusovka (ahora Donetsk) a la aldea rusa donde nació, temiendo por su vida.