viernes, 13 de marzo de 2009

Agua

En materia de agua, España, debido a la pertinaz sequía, tiene un serio problema de cantidad. Rusia no. Rusia tiene agua de sobra; sin embargo, lo que sí tiene es un problema de calidad. Las conducciones están hechas una pena, en algunos lugares las bacterias campan a sus anchas, los metales pesados están presentes en concentraciones poco recomendables y, en suma, no es extraño que haya quien piense que, después de todo, el vodka es más sano.

A Ro estas cosas le llaman bastante la atención. Con lo cómodo que es abrir el grifo y beber de lo que salga, pues aquí estamos manejando una maraña de aguas embotelladas, filtros y hervidoras que convierten la aventura de vivir en la aventura de beber.

Anteayer se fue a lavar las manos al grifo de la cocina. Mientras el agua caía, debió pensar algo.

- Mamá, ¿por qué en Madrid podemos beber el agua del grifo y aquí no podemos?

Se paró un momento y encontró una posible respuesta.

- ¿Es que en Madrid, como hay poca, les da tiempo a limpiarla toda?

4 comentarios:

Boots dijo...

Alf, hace poco leí que los últimos test demostraban que el agua de Moscú había mejorado bastatne y ya se podía beber sin problmas. Por supuesto, yo sigo usando el filtro.

Por otra parte, y como curiosidad, mi amigo Javi el médico me contó en su visita del 2002 que en la facultad, tuvo un profesor que les puso como ejemplo de agua malísima la de Peter, por el tema de los metales pesados.

Olestalkyn Estepaña dijo...

Aquí en Píter se están instalando depuradoras...pero de momento cada vez que cambio los filtros y destripo los viejos... Joooooooooder. En casa casi bebemos agua destilada...porque tampoco me fío mucho de los controles físico-químicos de las aguas embotelladas aquí...y beber Perrier contínuamente se sale del presupuesto ;)

Alfor dijo...

Boots, yo creo que el agua de Moscú, para una urgencia, ya vale. Pero no me fío un duro.

Olestalkyn, lo de Píter la verdad es que es de nota. En mis primeros viajes no es que no se pudiera beber, es que daba reparo hasta ducharse, así de marrón salía. Las últimas veces la verdad es que la cosa se ve que ha mejorado, pero sigo comprando botellines para lavarme los dientes.

Eso sí, de Perrier no. Cuando con lo que cuesta un botellín de Perrier te puedes comprar pasta de dientes para varios años, es que algo falla.

Carbuncho dijo...

Es un comentario genial. Lógica aplastante. Esta niña promete y mucho.