sábado, 29 de septiembre de 2007

Taxistas

San Petersburgo, Lígovsky prospekt, frente al hotel Octubre. Domingo y sin mucha prisa. Marca del coche: Volga.

- ¿Cuánto por llevarme hasta Lenexpo?
- Mil.
- ¿Mil? ¿Qué dice? Le doy setecientos.
- Ochocientos.
- Ni eso.
- Ya le he hecho una rebaja.
- Setecientos cincuenta.
- Eh, eh, que es un robo. Es domingo, hay atasco ¿Y qué es eso de regatear? Como si esto fuera un mercado.
- Setecientos cincuenta, y con recibo.
- Venga, vamos.

***

San Petersburgo, ploschad Vosstaniya, frente a la estación de Moscú, y con prisa. Lunes. Marca del coche: BMW.

- ¿Cuánto hasta Lenexpo?
- Tenemos una tarifa fija: mil cuatrocientos.
- ¿Qué dice? Nunca más de mil.
- Tenemos una tarifa fija: mil cuatrocientos.
- Venga, mil doscientos y vamos.
- Va, de acuerdo.
- ¿Tiene recibo?
- Claro.

***

San Petersburgo, avenida Nevsky, un poco más lejos de la estación de Moscú, y sin tanta prisa. Marca del coche: Volga.

- ¿Cuánto hasta Lenexpo?
- Lenexpo, ¿eh? Ayer ya llevé a alguien allí. Voy por seiscientos. Pero seguramente querrán recibo. Si es con recibo, entonces serán setecientos. Y le daré dos recibos. En blanco. Ya los rellenará usted, ponga la cifra que quiera.

***

San Petersburgo, ploshad Vosstaniya, frente a la estación de Moscú, pero un poco más lejos que el lunes. Marca del coche: Volga.

- ¿Cuánto hasta Lenexpo?
- Ochocientos.
- ¿Tiene recibo?
- Sí.
- ¿Y tiene cambio de mil?
- Tengo.
- Vamos.

***

Moscú, aeropuerto Sheremetyevo-1, única estación de taxi del aeropuerto. Hay otra, pero siempre está cerrada, por lo que pueda pasar. Dicen que al que la tenía abierta le pasó "algo".

- Voy al centro.

El "manager", un hombre recio y canoso, de pelo corto, me mira atentamente mientras esboza una sonrisita.

- ¿Rublos o dólares?
- Rublos.

El "manager" se cree que no entiendo nada y escribe una cifra en una calculadora: tres mil.

- ¿Pero qué se ha creído? ¿Tres mil? -refuto con indignación- ¡Yo no tengo tanto!
- ¿Y cuánto tiene?
- Dos mil -mentí, sabiendo que era el precio, y que lo otro era a ver si picaba.
- Venga, le escribo dos mil. Misha, llévatelo.

***

Madrid, aeropuerto de Barajas.

- ¿Por cuánto va hasta la estación de Conde de Casal?

El taxista se me queda mirando como si viniera de otro planeta.

- Pues por lo que marque el taxímetro.

"Leches, es verdad. Qué invento, el taxímetro."

5 comentarios:

Ginebra dijo...

Tan práctico como la lavadora, los tampax, y los dodotis, sí.
:-)

Achab dijo...

Burdos inventos capitalistas que emponzoñan el alma de Rusia.

Alberto dijo...

Hay montones de precios posibles...

* Metro: de Mayakovskaya a Primorskaya: 14 rublos.
* Bus 7: de Primorskaya a Lenexpo: 14 rublos.
** Total: 28 rublos.

Alfor dijo...

Ginebra, los pañales, sí, eso sí que es un adelanto.

Achab, basta con no adoptar esos inventos. Hubo un tiempo en que estaban algo extendidos, pero se ha vuelto al noble sistema del regateo.

Alberto, ¡un peterburgués por aquí! Bienvenido. Su sistema es barato, y además rápido, pero con un maletón incordiante el transbordo es muy incómodo. Sin el maletón, me gustaba la marshrutka a Vasileostrovskaya, pero la última vez me costó más tiempo entrar en el metro (sin contar los codazos que me llevé) que todo el resto del trayecto.

Y, bueno, la entrada era sobre taxistas. Claro que hay otros métodos.

Esther Hhhh dijo...

Madre del Amor Hermoso.. A mi me pasó algo así al llegar a Madrid después de mi primer viaje a Marruecos, unas ganas locas de regatearle al ca... del taxista, que encima nos cobró una pasta por un trayecto que en marrakech no habría llegado a los 2 euros.

Tiene su encanto eso de regatear, si, aunque en este segundo periplo por marrakech sí usamos más el taximetro, puesto que por lo visto las cosas en un año han cambiado bastante..

En fin, yo no sé que es mejor, jejeje, desdeluego el taximetro te asegura una regularidad en la tarifa, pero el regateo tiene su encanto.

Besitosssss