jueves, 25 de diciembre de 2014

Feliz Navidad

Eso que vaya por delante. No sé si queda algún lector, después del ritmo tremendamente parsimonioso que estoy llevando en los últimos meses, pero, si queda algún lector, le deseo una feliz Navidad. Que piense en por qué estamos haciendo esto, y en cuál es el motivo que nos mueve a juntarnos todos por estas fechas y cantar villancicos, el que lo haga.

El ritmo parsimonioso de la bitácora tiene mucho que ver, o así lo quiero ver, con mi adaptación a Bélgica. Los belgas son de natural parsimonioso. Muy relajado. Los belgas no se dan prisa en hacer las cosas, e ir contra corriente e intentar darse prisa uno mismo no lleva a más que a la amargura y a un montón de disgustos, así que lo mejor es dejarse llevar y, si el señor del concesionario, por ejemplo, dice que tarda cuatro meses en traerte el coche que supuestamente tiene en stock, lo aceptas y no haces preguntas fuera de lugar. De hecho, casi cualquier pregunta está fuera de lugar.

- ¿El coche? Ahora estamos en octubre, con lo cual normalmente lo tendrá hacia el 15 de enero. Venga entonces.

- Qué bien ¿Por la mañana o por la tarde?

Y así sucesivamente. Bélgica está como está porque la gente no se toma el país muy en serio, ni se apura. Esta tendencia  no puede menos que reflejarse en la bitácora. Después de todo, técnicamente ya no es una bitácora rusa, aunque sigo mirando de reojo lo que sucede por allá, sino una bitácora belga. Así que vamos a vivir la vida caribeña y no nos hagamos mala sangre.

Y quién sabe. A lo mejor el motivo de la escasez de entradas, que no de temas sobre los que escribir, es que últimamente no le puedo dedicar mucho tiempo a asuntos (y la bitácora es uno de ellos) que no tienen que ver con mis obligaciones en sentido estricto. De manera que podría ser que en el futuro, ojalá, comience a tener algo de tiempo libre y pueda dedicarlo a escribir en la lengua que controlo más, que es, precisamente, ésta en la que está escita la bitácora, aunque mi profesión me obliga a escribir en otras tres, en las que estoy mejorando muchísimo a la fuerza, pero en las que siempre me desenvolveré peor.

Entretanto, laus Deo y seguiremos escribiendo ad maiorem Dei gloriam.

5 comentarios:

Fernando dijo...

Te seguimos leyendo aunque ya no sea una bitácora rusa. Felices fiestas.

Miguel dijo...

Tempus Fugit Alfor,

Feliz Navidad a todos

Alfor dijo...

Fernando, de vez en cuando miro de reojo lo que se cuece por allí. Igual publico algo alusivo a lo que está pasando.

Miguel, y tanto que fugit... :-)

Babunita dijo...

Feliz Navidad a Vd. y los suyos... ve cuanto más al sur, más tranquilidad, tanta que se lo deseamos el 30 de diciembre. Guauff.

Oscar Aransay dijo...

Algún lector queda y agradece los post. Feliz Navidad aunque sea con algo de retraso